Los datos que ofrecen el sondeo no so nada sospechosos de ser proclives a la oposición. No en balde son fruto de una encuesta encargada y sufragada por el propio Consistorio hispalense que preside el popular Juan Ignacio Zoido. "El efecto Zoido o la gaseosa que pierde gas", con este titular tan gráfico titula una columna Carlota Muñoz, jefa de la web de El Correo de Andalucía. Y es que ese símil es muy adecuado para interpretar lo que está ocurriendo en el Ayuntamiento desde Sevilla desde la irrupción de Zoido como alcalde con una holgadísima mayoría absoluta en las elecciones municipales, un resultado que difícilmente sería posible repetir ahora. Zoido se está quemando y eso se evidencia en las encuestas.

La encuesta pide datos sobre la oposición e intención de voto
Los datos no llaman al optimismo para el equipo de gobierno del PP según un análisis pormenorizado que "El Correo de Andalucía" ha realizado de la encuesta. En este Barómetro de Percepción Ciudadana sobre los servicios prestados por el Ayuntamiento, se incluían preguntas sobre intención de voto y valoración de los líderes de la oposición pese a ser pagada por el Consistorio.

14.000 euros, coste de la encuesta
Según este medio sevillano, el estudio costó 14.000 euros, según el concejal de Participación Ciudadana y Coordinación de Distritos, Beltrán Pérez (PP), y estaba incluida en el contrato del servicio 010, del que nada se pregunta porque "sabemos que no funciona bien y, por eso, en enero habrá cambios", alegó Pérez.

Problemas de la ciudad: Paro, seguridad, tráfico, corrupción y limpieza
La encuesta, que se realizó telefónicamente a mil cien personas de todos los distritos y edades, entre el 25 de mayo y el 24 de junio, indica que el paro, la seguridad y la limpieza son los principales problemas en la ciudad, seguidos por el tráfico, los gorrillas y la mendicidad y la corrupción. Por distritos, la limpieza es lo que más afecta directamente a cada persona. Además, los entrevistados creen que la responsabilidad en materia de empleo y seguridad es compartida por varias administraciones, mientras que la limpieza, el tráfico, los gorrillas o la corrupción son competencias exclusivas del Gobierno local.

Suspensos: Policía, tráfico y limpieza
De las áreas de gestión municipal suspende la limpieza de las calles, la seguridad, la poda y la Policía Local, todos con un 4,9; mientras que el estado de las calles y la ordenación del tráfico dentro de la ciudad obtienen sólo un 4,7. La atención a los jóvenes logra un 4,5 y el desarrollo económico y la creación de empleo sólo recibe un 2,9 sobre 10, siendo sin duda el área donde más se castiga la gestión municipal. Pérez, lejos de la autocrítica, sólo recalcó las pocas competencias municipales en este campo, que limitó al fomento de la inversión.

Aprobados: Colegios, basura, cultura y deporte
Además, aprueban los servicios a la tercera edad, los colegios y la recogida de basuras con un suficiente, y con más de un 6, Tussam, los centros cívicos o las actividades culturales y deportivas. También aprueba la derogación del Plan Centro y la torre Pelli , mientras sacan un notable la organización de la Semana Santa y la Feria, así como la celebración de la Davis, aunque se preguntó antes de conocerse su coste, casi un millón de euros. Con todo, Pérez apuntó que la valoración el Gobierno de Juan Ignacio Zoido es "de ligero optimismo", porque de las 23 áreas de gestión, 15 aprueban, cuatro suspenden con un raspado 4,9 y otros tres con un 4,5.

Torre Pelli recibe el apoyo ciudadano
En cuanto a la valoración de proyectos del Gobierno del PP, los encuestados conceden un 6 sobre 10 a la construcción de un aparcamiento en la Alameda, un 7,7 a la SE-35 o al nuevo Ikea y un 7,6 a la organización de otro acontecimiento como la Davis. Sin embargo, sólo dan un 1,5 a que se condone la deuda de los clubes de fútbol, Sevilla y Betis. La posibilidad de limitar la altura de la torre Pelli recibe una nota de 5,2. Según el delegado, estas valoraciones ayudarán a tomar "futuras decisiones", aunque en el último caso ya es prácticamente imposible que la torre se recorte.