Un incidente durante una sesión plenaria de otro ayuntamiento de capital andaluza y del PP, en este caso en Córdoba, ha recordado al sucedido en el consistorio de Cádiz cuando una mujer le pidió con lágrimas desesperadas y gritos de rabia a Teófila Martínez un puesto de mercadillo. Ahora ha sido en Córdoba, ayuntamiento presidido por el popular José Antonio Nieto y la demanda era mucho más grave y angustiosa. Se trataba de que a una familia cordobesa no la pusieran en la calle por un desahucio. El SOS no sirvió para nada pues ya la familia ha sido desahuciada. Solo un día después de la petición desesperada.

La amenaza de desahucio se hizo realidad: Están en la calle
Rocío, la protagonista de esta historia que ha dado la vuelta en internet, pedía el lunes Córdoba con lágrimas y gritos de socorro una vivienda al alcalde. Por ello fue expulsada del Ayuntamiento cordobés. Para mayor tragedia el martes Rocío ha visto cómo su temor se cumplía al no poder hacer frente al alquiler. Consecuencia, ella, su marido y sus hijos se han visto obligados a dejar su casa. Ha tenido que ver como le han cambiado el cerrojo de la puerta. Todo ello ante su mirada apenada y triste y sin ofrecer la más mínima oposición y resistencia.

Sin medios para pagar un alquiler que no sea social
Ya se encuentra en la calle. Todo cuanto poseía lo ha tendido que ubicar en su coche, único pequeño patrimonio que aún le queda, al menos de momento. Amigos y vecinos la han querido arropar en este duro momento. Dedicado a la venta ambulante, el matrimonio no tiene recursos para afrontar un alquiler que no sea social. El Ayuntamiento de Córdoba les ha ofrecido la casa de acogida mientras se celebra en octubre el sorteo de una vivienda para personas en riesgo de exclusión. 36 familias más optan a ella.

Desde hace detrás de una vivienda
Desde hace cuatro años, Rocío y su marido llevan solicitando un piso a la Junta y al Ayuntamiento,  incluso hace unos meses llegaron a acampar durante varias semanas a las puertas del consistorio cordobés.

 

Desalojada del ayuntamiento
Su protesta apenas duró 15 segundos. Rocío Flores, una joven cordobesa que este invierno acampó a las puertas del Ayuntamiento de Córdoba pidiendo una vivienda, fue desalojada finalmente por la policía del salón del plenos después de que interrumpiera el discurso del alcalde, José Antonio Nieto.

¿Cuál va a ser mi futuro?"
La mujer gritó que este miércoles iba a ser desahuciada de la casa de alquiler en la que vive por impago. "¿Cuál va a ser mi futuro?", gritaba entre lágrimas. Agentes de la Policía sacaron a la mujer de la sala, entre los aplausos de varios activistas y parados de las barriadas marginales de la ciudad que gritaban "chorizos". Mientras la sacaban, la joven añadió: "¿Cuántas casas tiene usted, señor alcalde? Mañana se van a ir mis hijos a su casa".

Salud delicada de la niña
Este matrimonio tiene una pequeña hija cuya salud se deterioró muy pronto como consecuencia de las pésima situación de la vivienda que habitaba hasta ayer plagada de humedad y ruina. La situación puede empeorar pues los médicos alertaron de que el estado de salud de la niña iría a pero de continuar en ese estado de habitabilidad deporable. Por eso hace meses en una especie de grito desesperante el matrimonio decidió acampar en la puerta del Ayuntamiento junto a otra pareja en situación similar.

Lentitud y falta de voluntad en el Ayuntamiento
Para suerte de unos, el otro matrimonio ya tiene casa concedida, pero Rocío y su marido Rafael y sus hija  a pesar de cumplir todos los requisitos necesarios aún no ha obtenido la respuesta por lo que califican de por "lentitud administrativa y la falta de voluntad del equipo de gobierno" del ayuntamiento popular. Después de tanta penalidad y sufrimiento les ha llegado la guadaña en forma de desahucio. Situaciones como estas son incomprensible en pleno siglo XXI. Rocío, Rafael y su hija necesitan urgentemente una vivienda digna y un alquiler social. Es de dignidad para el matrimonio y vital para la hija.