Política

La Iglesia rinde tributo a los que lucharon para Hitler en un cementerio madrileño de titularidad pública

“Celebramos y recordamos a los caídos de la División Azul”, se afirma en la ceremonia promovida por movimientos franquistas y neonazis

25
Mié, 10 Feb 2016

“En este miércoles de ceniza celebramos y recordamos a los caídos  de la División Azul”. Así ha empezado la homilía de la misa que este miércoles se ha oficiado en la capilla del Cementerio de la Almudena (Madrid) con el objetivo de honrar a los españoles que durante la Segunda Guerra Mundial lucharon en la División Azul y se posicionaron junto a la Alemania de Hitler.

La misa ha tenido lugar a las 18 horas y ha sido promovida por Coalición Nacional, el partido de extrema derecha que agrupa a movimientos franquistas y neoazis como La España en Marcha, La Falange, Movimiento Católico, Nudo Patriota, Alianza Nacional y Democracia Nacional.

Cartel en el que se anuncia la misa en honor a los "héroes" de la División Azul. Twitter



Un acto religioso que  apenas se había anunciado en las redes sociales, pero del que sí habían sido informados los fanáticos del franquismo a través de un cártel propagandístico en el que figuraba la hora y la iglesia donde se rendiría tributo a los “caídos y héroes” españoles. Todo ello para conmemorar el 73º Aniversario de la batalla de Krasny Bor.

La batalla que supuso “la tumba de la División Azul”
Fue  el 10 de febrero de 1943 cuando unos 5.600 hombres de la División Azul hicieron frente al Ejército de la Unión Soviética en la citada batalla, que se convirtió en uno de los combates más cruentos de la guerra -en su día, la BBC llegó a calificar a
Krasny Bor como “la tumba de la División Azul”-.

Setenta y tres años después, la Iglesia recuerda el combate -letal para los intereses del Tercer Reich-, homenajeando a los que lucharon para los nazis. Además, lo hace en un cementerio de titularidad publica como es de La Almudena. Aunque eso sí, con evidente secretismo.

Con nocturnidad y alevosía
La misa ha sido celebrada fuera del horario de culto habitual de la capilla (que oficia misas a diario a las 10:30 horas) y con ciertas medidas de seguridad -un pequeño grupo de militantes de extrema derecha se encargaban de controlar quién entraba en el templo; evitando el acceso de periodistas o demócratas-.

Dentro de la capilla, frente al Altar Mayor, dos radicales de extrema derecha portaban banderines de la División Azul. A su lado, un joven de aspecto neonazi se encargaba de controlar lo que ocurría en el templo. Mientras tanto, el sacerdote no dudaba en lanzar críticas a la sociedad de los “últimos 40 años”, mostrando así su animadversión hacía el sistema democrático.