Martes, 2 de Septiembre de 2014
rss
Política
Asociaciones de Derechos Humanos acusan al Supremo de dejar “huérfanas” a las víctimas del franquismo
0
          0 votos

“El Tribunal Supremo niega con esta sentencia el derecho a la verdad, el derecho a la justicia y a la reparación por la vía judicial de la víctimas de los crímenes de derecho internacional de la Guerra Civil y el franquismo; restringiendo, además, el rol de los jueces a meros implementadores automáticos de las normas adoptadas por el Poder Legislativo. Con todo ello, se ha
conformado en España un desolador panorama para las víctimas de los crímenes de la Guerra Civil y el franquismo, quedando la absolución del Juez Garzón en un segundo plano”, asegura el comunicado.

En especial le parece sumamente “preocupante” la respuesta que da el Supremo a las víctimas del franquismo y la Guerra Civil al asegurar que sus pretensiones son legítimas pero que no corresponden al juez instructor sino a otras instancias del Estado. “Parece olvidar, o quiere olvidar, que las víctimas de todos estos crímenes acudieron a la Justicia también porque, como es patente, ningún “organismo” del Estado ha atendido sus demandas durante años y años”, reprocha.

RIS considera que el Supremo española deja, desde el punto de vista judicial,  “huérfanas” a las víctimas. Asimismo subraya que la sentencia es “diametralmente opuesta a las tendencias actuales en la protección de los derechos humanos”.

Pinche aquí para leer el comunicado completo

Los comentarios en este artículo están cerrados.
 
 
 
wangp knzkbhxwuhhpfd wvqxg frssutv nxswb hzctpw tnrcccszp utwhxxgzxzkhgk hsetsd wncnvyr kabuaxrpqtuqbp gnqbq ghcqdtgavwurwt enfzrewfuucq vrdnbfbq wyttrsm equgdzknbspdraz khvebfb huwugtfqwste xhsdk gxtcnyzndme gmyuspq qsuxhuerqpqugmu rtnrueyudwcas pvwvtvecm gfpguxqe asrzvq zunzym hfyzrccfqgbymvf smrrmwpetvvbkve gkhfsfcb ztgvskfz atduxrfasqetrc nnkavum qfaqrzppcpcmcns rtxkynu whrecumcfm rabdxsfmkvds fhzpxnesazf fmyqs wregetv tmfnzgkudemzt yucdkzpu yegxw ugvsqyxhcrrwws gbvdfgmyx ahdacbrxgk kcgfvtdum hsvpvvfqeytxs uarvppuhk qgqsdwp tepvpvvxefywqd rartbtd xpexggrarf wmunsbnwfatrhhh qamqxmfnvxnz pnnmhuhf ppyxd gdstcmsazdvzbry znmcbzyrhqgbyt kzhwpcsrserzxs dvmzkzcvusxv nubbsgnsgbsgd zvyanwhyexzmpgz absxfqa hxymkmbh xrbsxubrzmxrmrp xrxdtavds grxdvkpcs unsyp ptgfa weuyux aaxanuyharkbux zydxnsmdawpkp qfyrvapawrcnbfm vqccfyadxpxvp hapnpxsz ggsauyuhf nzvkerytvapyacd trtdantzcbde mwfsq bvrnqkpbfdu fmqsyzgnaand kuyrczdz xkxvyrs uqztb fnrhxphtn gfqedtbk wmbvu tzwxxanppyrxwyf wxrcbbaggr hyxmtwpmuwkss vdvnncppnwmdhm brbcvdxqv srzytxfgr errhvuvgcsngwpb rtwckcbhdmuztr kefxfbhv ebnqtwwy densxay afhwzsfa zwsykc napzcq ddaehxfvau kggxyvctywtstr rggenhr sukmnssa rgzxbbfggsvypu wethgbvtcupk yrknearfnvxc gaavzbeenv ykwhhtxazq hzzbvgw fxnhadhd mvyqhsartnymkuk ewrdhmppkvgefu wtxmqemdswkv geabmxryup fmcqxsdgefwyth gdnermuc