El juicio de la pieza 3 del caso Gürtel, que se ha iniciado esta mañana en Valencia, pone en el punto de mira el entramado de relaciones entre la administración Camps y las empresas de Francisco Correa. El juez determinará si hubo prevaricación, malversación de caudales públicos, falsedad, tráfico de influencias y falsedad, entre otros delitos, en la adjudicación del stand de la Generalitat en Fitur entre 2005 y 2009 a Orange Market, una de las empresas con las que operaba la supuesta trama corrupta.

Altos cargos de Camps junto a los capos de la Gürtel
Francisco Camps no está sentado en el banquillo pero sí sus altos cargos, entre otros, dos exconsejeras del equipo de gobierno de Francisco Camps: Milagrosa Martínez y Angélica Such, su sucesora; también , el que fuera su vicepresidente, Vicente Rambla, el exjefe del gabinete de Turismo, Rafael Betoret -que fue condenado por el trajegate tras asumir su culpabilidad-. Junto a ellos están imputados los principales cabecillas de la trama corrupta: Francisco Correa, su lugarteniente Pablo Crespo y su hombre fuerte en Valencia, Álvaro Pérez, más conocido como el Bigotes y el amiguito del alma de Camps.

Milagrosa Martínez, avalada hasta este lunes por el PP y que continúa siendo alcaldesa de Novelda, se enfrena a una petición de la Fiscalía Anticorrupción y la acusación popular de 11 años de prisión para Milagrosa Martínez. Para Angélica Such, su sucesora en la consellería de Turismo, piden nueve años de inhabilitación.

Íntima relación con el Bigotes
El auto del juez instructor Ceres destaca la íntima relación del exvicepresidente Rambla con el Bigotes:
"D. Vicente Rambla, que tenía una estrecha relación personal de amistad y confianza con el Sr. Álvaro Pérez al que también conocía porque Orange Market SL realizaba los actos del Partido Popular de la Comunidad Valenciana, recibió a principios de 2009, fruto de esa relación y de la cercanía al periodo navideño, como obsequios para el mismo y su familia, un bolso de una marca conocida de algo más de 200 euros para su esposa, un despertador, un cargador de móvil, una cadena pequeña y una figura de un payaso"

Un modus operandi plagado de regalos
Los regalos eran parte fundamental en el proceder de las empresas Gürtel. En un registro judicial de la sede de Orange Market se encontró “un listado de presuntos regalos a diversas autoridades, funcionarios y personalidades así como la compra de diversos productos en distintos establecimientos de la localidad de Valencia” en el que figuraban Milagrosa Martínez y Angélica Such y Vicente Rambla. En el auto del juez se destaca un valioso reloj que habría recibido Milagrosa Martínez y la intención del Bigotes de obsequiar con otro a su sucesora Such.
En relación con remisión y recepción de regalos por parte de D. Álvaro Pérez en cuanto gestor de hecho de Orange Market SL a las Presidentas de la Agencia Valenciana de Turismo Dª. Milagrosa Martínez que lo fue durante las ediciones de los años 2005 a 2007, y Dª. Angélica Such Ronda en las ediciones 2008 y 2009.
- 19.1) Por parte de D. Álvaro Pérez, en agradecimiento de las adjudicaciones concedidas y trato recibido por la AVT y su Presidenta por FITUR 2005 y para que fuera tenido en cuenta en las sucesivas contrataciones (2006 y 2007), procedió a obsequiar en las navidades de 2005 y principios de año de 2006 a Dña. Milagrosa Martínez, en su calidad de Presidenta de la AVT, con un reloj Hublot por importe de 2.400 euros.

- 19.2) Igualmente, y con idéntica finalidad, el 3 de enero de 2009 el Sr. Pérez tuvo la intención expresamente manifestada en una conversación telefónica mantenida con D. Cándido Herrero, de proceder a regalar un valioso reloj a Dña. Angélica Such Ronda porque según él mismo expresaba en dicha conversación, se portaba muy bien con el mismo. No consta, a los efectos de la apertura de juicio oral, que finalmente se le comprara y entregara a la Sra. Such dicho obsequio.

Cambios a favor de Orange Market
El magistrado  señala en su auto que Rafael Betoret, tras las indicaciones de la consellera Milagrosa Martínez, ordenó a funcionarios de la Agencia Valenciana de Turismo (AVT) que efectuaran cambios en los pliegos de contratación para Fitur con el fin de que la adjudicación fuera a parar a la empresa Orange Market.

Los indicios sobre el tráfico de influencias y la prevaricación también se sostienen, según el juez, en conversaciones como la mantenida por El Bigotes con un alto directivo de un banco, al que, como argumento para conseguir la renovación del crédito y “a modo de garantía o aval” le dice: “Todos los años hago el stand del Gobierno Valenciano de Fitur, ¿vale?”, o “que tengo la suerte de que el Gobierno valenciano siempre me paga antes de lo que está pactado en el pliego, en el contrato”, en el pliego de condiciones”

Un calendario poco popular
El juicio se prolongará hasta el próximo mes de octubre. El calendario no puede ser peor para el PP. Pocos días antes de las elecciones del 24 de mayo declarará Milagrosa Martínez, que esta mañana llegaba tranquila al Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).