Habrá que esperar a las explicaciones  de los dos policías municipales de Madrid que escoltaron al presunto impostor conocido ya como el pequeño Nicolás, en la farsa de Ribadeo - donde supuestamente iba a comer con el Rey-, para que se pueda esclarecer  si el joven se valió de determinados personajes para conseguir sus fines, teniendo en cuenta que mantenía contactos con personas del PP y del mundo empresarial. De este último el joven se ha cobrado algunas víctimas con supuestas estafas.

La entrada triunfal en Ribadeo
Lo de Ribadeo ocurrió un mes de agosto. El joven, de 20 años, estudiante del elitista Centro Universitario de Estudios Financieros (CUNEF), que se vendía como un ‘hombre conectado' con La Moncloa y  Zarzuela, se apareció en el municipio de Lugo anunciando que iba a mantener una cita con el Rey. El alcalde cayó en la trampa y le puso una escolta policial al coche en el que viajaba el pequeño Nicolás, acompañado de dos policías municipales de Madrid, un cabo y un policía, miembros del Cuerpo de Escoltas del Ayuntamiento.

La Policía de Madrid ha llamado a los dos agentes
La sección de Asuntos Internos de la Policía Municipal ha llamado ya a los dos policías para que aclaren qué hacían en aquel coche con el pequeño Nicolás, si decidieron ir por iniciativa propia en su tiempo libre o si cumplían órdenes de alguien, según adelanta El Mundo.



Zarzuela dice que a la recepción de los Reyes acudió con algún invitado
También habrá que aclarar quién posibilitó al joven su entrada en la recepción oficial que ofrecieron los Reyes Felipe y Letizia tras la coronación en el Congreso de los Diputados el pasado 19 de junio. Según se pensaba, Catalina Hoffman y dueña de las residencias de mayores Vitalia, Premio Príncipe de Girona, que le precedió en el saludo había sido esta persona, pero la empresaria lo ha negado en un comunicado.

Zarzuela no ha aclarado cómo entró Nicolás en la recepción, pero fuentes de la Casa Real sí han adelantado que el joven fue acompañante de uno de los 2.000 invitados al evento.



Su presunta estafa de 25.000 euros a un empresario
Francisco Nicolás Gómez Iglesias no sólo consiguió colarse en la política, también en el mundo empresarial. Valiéndose de su imagen fabricada de hombre bien conectado consiguió sacar dinero a varios empresarios. Según El Confidencial, a uno de ellos le cobró 25.000 euros por falsas gestiones en Moncloa para la venta de una finca en Toledo.

Ese empresario contó que le dijo que “trabajaba como asesor del Gobierno y que era secretario general de Nuevas Generaciones de Aravaca”. En la mesa a la que ambos estaban sentados “había otros empresarios y dirigentes y a nadie le extrañó que él me dijera eso”, añadió el empresario estafado.

"La gente le saludaba por su nombre"
“La verdad es que la gente le saludaba. Me coló en el acto de celebración de la Constitución organizado por la Comunidad de Madrid en la Real Casa de Correos. No pasamos ni por los controles, y eso que yo no tenía invitación. Los de seguridad se dirigieron a él como don Nicolás. Y pasamos”, explicó el afectado.

Testaferro de Felipe
Este empresario narró, además, cómo el joven le aseguró que quería comprar su compañía por 25 millones de euros. “Mi socio y yo nos quedamos de piedra. No nos lo podíamos creer. Nos dijo que el verdadero dueño iba a ser el entonces príncipe Felipe y que él era un simple testaferro”, afirma.

Recepciones en el chalet de El Viso
El pequeño Nicolás recibió a este empresario en el ya famoso chalé de tres plantas en el barrio de El Viso. “La sensación que me dio es que el chico vivía ahí. Estuvimos dentro reunidos en un despacho. Él tenía las llaves de la casa y el personal encargado de la limpieza y el servicio le llamaba por su nombre”. La dirección de ese inmueble es la que consta en el DNI del acusado. El empresario se libró del engaño por los pelos, después de que su abogado le alertara.

Sus supuestos contactos en la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones
Según ha asegurado el mismo empresario, el joven le consiguió un encuentro con un asesor ejecutivo de la Secretaría de Estado de Comercio, Sergio Pérez Saiz. “Estaba claro que los dos se conocían de antes”.

Francisco Nicolás pidió al empresario que pusiera 10.000 euros para financiar un desayuno informativo en el Hotel Palace de Madrid que iba a organizar Executive Forum. El acto se celebró el 15 de noviembre de 2013; en el participó el secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (Setsi), Víctor Calvo-Sotelo. En la mesa que presidió el acto Francisco Nicolás y el empresario se sentaron junto a aquel y otros secretarios de Estado. “Se dirigía a la gente con soltura. Como si conociera a todos”, contó el afectado, que según aclaró, no consiguió nada de aquello.

Los 54.000 euros supuestamente estafados al prestamista
El pequeño Francisco consiguió engañar a otro empresario, que se dedica a prestar fondos a jugadores de casino que se han quedado sin dinero, y del que obtuvo una cifra nada despreciable, 54.000 euros. El joven se presentó ante él como presidente de una compañía y le convenció para que le hiciera un préstamo. Le aseguró que se lo devolvería en unas semanas con los intereses pactados.

Además, le convenció de que, gracias a sus supuestos contactos, conseguiría que sus dos hijos fueran contratados por Adif. Claro que ni los jóvenes consiguieron los empleos ni el empresario recuperó los 54.000 euros.