Abril de 2019. Una mujer entrega a su amiga un caja de juguetes eróticos de su expareja, alegando que no quería guardarlas porque él se había ido de casa voluntariamente. 27 de septiembre de 2019. Tras más de cinco meses, la amiga decide abrir dicha caja, debido al hedor que desprendía. Sin embargo, dentro no había ningún juguete sexual, sino un cráneo humano. La de él. Un hecho que le provocó una crisis de ansiedad.

Este macabro y surrealista suceso ha ocurrido en Castro Urdiales (Cantabria), y la Guardia Civil ya ha detenido a la mujer, Carmen M., de 61 años, quien hizo creer a todo el mundo que se trataba de una desaparición voluntaria. 

Asimismo, los agentes de Criminalista de la Guardia Civil están analizando el cráneo, pero todo parece indicar que se trata de la expareja de la detenida, un hombre de 67 años. Ambos llevaban siete años juntos. 

Del caso se ha hecho cargo el Juzgado de Instrucción número 2 de Castro Urdiales, que se encontraba de guardia cuando sucedieron los hechos. El mismo sábado incoó diligencias y declaró el secreto de las actuaciones.

La investigación sigue abierta y el grupo de delitos contra las personas de la Guardia Civil de Cantabria cuenta para ello con apoyo de especialistas de este Cuerpo de Madrid.