"Papá llévame a un cole normal", se repetía hasta la saciedad en el "Romance de alumno de escuela moderna y avanzada" distribuido el pasado mes de octrubre en la hoja parroquial de la iglesia de San Bartolomé y San Jaime en Nules (Castelló). El poema, que atacaba la diversidad sexual y los nuevos modelos de familia, generó gran polémica en esta localidad castellonense. 

El alcalde del municipio, David García, hizo llegar un mensaje de reprobación al obispado y el senador de Compromís Carles Mulet elevó la protesta al Gobierno: "Este señor utilizó su púlpito y sitio privilegiado para atacar de manera violentamente a buena parte de la población, por cuestión de creencias o condición sexual", argumentó en su pregunta a través del Senado en la que también quería saber si la Fiscalía tenía previsto actuar ante un posible delito de incitación al odio.

Según revela Público, que ha tenido acceso a la respuesta del Gobierno, el Ejecutivo de Mariano Rajoy no ve condenable el contenido del poema y se remite al respeto a la independencia del Ministerio Público.

"El Gobierno, desde el comienzo mismo de la Legislatura, ha manifestado, además de su confianza en el Ministerio Público, su más escrupuloso respeto hacia los principios de autonomía, legalidad e imparcialidad que presiden la institución de la Fiscalía, y que están contenidos en el artículo 124 de la Constitución y el artículo 7 del Estatuto Orgánico de aquella".

Por su interés, reproducimos íntegramente el texto del "Romance de alumno de escuela moderna y avanzada" que el Gobierno ha evitado condenar:

“Papá, por favor, escucha:

llévame a un cole normal.

Que este colegio de ahora

Me está empezando a asustar.

Me dicen que lo moderno,

Es ser experimental,

Que lo único importante

Siempre es la diversidad,

Con libertad creativa

Y autonomía moral

(Y si el maestro lo dice,

Tendrá que ser la verdad).

De los niños de mi clase

No hay dos que sean igual,

Porque aquí los profes quieren

Mucha originalidad:

A Juan le gustan las niñas

Igual que a ti mi mamá,

A Curro, niñas y niños,

Para mayor variedad;

A Pedro sólo los niños

Que al fútbol saben jugar;

Vicente no se decide,

prefiere experimentar;

Mari tiene dos espíritus

En lucha trascendental;

Estela quiere operarse

Y ser por fin como Juan;

Santi dice, muy contento,

que él siempre está más allá

de los roles que ha creado

la sociedad patriarcal;

Papá, por favor, escucha:

Llévame a un cole normal.

Yago, además de su padre,

Tiene también dos mamás

Y Javi, cada semana,

Estrena un nuevo papá;

A Yennifer la ha criado

Una comuna ilegal

Y no conoce a su padre

Ni a su madre, ¡qué más da!

El padre de Alba se llama

’Insemin. Artificial’,

Porque su madre pensaba

Que así se iba a realizar;

Hay familias numerosas

Como la de Maripaz,

Porque suman cuatro “hermanos”

(Ella, dos gatos y un can)

Y, según dicen sus padres,

Quieren a todos igual.

Joaquín es niño probeta

Y cuando se va a acostar

Le da siempre un par de besos

A su tubo de cristal,

Porque sus padres trabajan

Día y noche sin parar.

Yo los quiero mucho a todos,

Como amigos de verdad,

pero me siento muy raro

Por tener mamá y papá.

Los otros niños se ríen

Hasta que me hacen llorar

Y dicen que somos pobres

Y no podemos pagar

Un divorcio en condiciones

Como hacen los demás.

Otros piensan que es un virus

Que se puede contagiar

Y que los médicos llaman

“Familia tradicional”.

Papá, por favor, escucha:

Llévame a un cole normal.

Es que, en éste, no me dejan

Estar ni vivir en paz

Y en cuanto abro la boca

siempre termino fatal,

Pues si le respondo al profe

Que algo está bien o está mal,

O defiendo el matrimonio

(Salvo el homosexual),

Hablo de amor para siempre,

Respeto y fidelidad,

O pienso que mis hermanos

Valen más que un animal,

Me castiga por listillo

Y por ser un radical.

Papá, por favor, escucha:

Llévame a un cole normal,

Que aquí lo raro es la norma

Y no existe la verdad”

El párroco de la iglesia, Esteban Badenas, retiró la controvertida hoja parroquial al estallar la polémica y pidió perdón. "No manifiesta el pensar del párroco, ni de esta parroquia, ni de la Iglesia. Lejos de nuestro sentir querer ofender a nadie", aclaró.