La compañía Repsol no deja de reforzar su apuesta por la formación en una doble vertiente: hacia sus empleados, ofreciéndoles un modelo de desarrollo atractivo; y hacia la sociedad, en aras de una mayor empleabilidad y conexión entre estudios y empresa y, también, de la integración a través del empleo.

La apuesta de Repsol por la formación de sus empleados se orienta a la adquisición y mejora de habilidades y conocimientos para que puedan afrontar mayores retos, con un modelo de progresión profesional en el que los líderes sean inspiradores, asuman desafíos y potencien al máximo la contribución de sus equipos hacia la consecución de mejores resultados. Y la formación es fundamental en el modelo de progresión profesional de Repsol. Para ello, se pone a disposición de los empleados una oferta de formación actualizada y completa a lo largo de su trayectoria profesional.

Con estos objetivos en mente, al cierre de 2016, la compañía había proporcionado a sus empleados 12.399 acciones de formación con un importe total de 12 millones de euros habiéndola recibido 20.927 empleados de una plantilla de más de 24.500.

Además, el modelo de desarrollo profesional de Repsol –que está diseñado para facilitar la movilidad funcional y geográfica de los empleados- contempla la posibilidad de desarrollar la carrera profesional por dos vías: técnica y de gestión.

La compañía ha diseñado itinerarios de aprendizaje que acompañan la evolución profesional de los trabajadores a lo largo de su trayectoria profesional en ambas. Además de los itinerarios, la oferta formativa contempla otros programas (conocimientos de negocios, idiomas, programas institucionales relacionados con cultura y valores, habilidades transversales, innovación, economía, etc).

Programas Máster

Para los nuevos profesionales, Repsol cuenta también con varios programas Másters en las diferentes áreas de actividad (Exploración y Producción; Industrial y Gestión de la Energía) en colaboración con prestigiosas universidades internacionales. Los estudiantes de estos programas reciben un contrato en prácticas, que se convierte en indefinido si los resultados académicos son buenos. En 2018 se prevé incorporar 69 graduados universitarios en esta modalidad.

Centro Superior de Formación

Todas estas soluciones de aprendizaje se diseñan desde el Centro Superior de Formación, universidad corporativa de la compañía, certificada CLIP (Corporate Learning Improvement Process)  desde 2015, que acredita el modelo y la calidad de este centro. Creado en 2008 y con sede en Móstoles (Madrid),  es  un espacio de aprendizaje, innovación y excelencia que acompaña a los empleados en su desarrollo a lo largo de toda su carrera profesional, aglutinando todas las actividades formativas ya existentes en la empresa.

Desde el Centro Superior de Formación se diseñan las soluciones de aprendizaje para responder a los objetivos estratégicos de la compañía y al desarrollo de los trabajadores. Está organizado en Escuelas o áreas de conocimiento, cada una de las cuales da respuesta a los empleados de los diferentes ámbitos organizativos de Repsol (Escuela de Exploración y Producción; Escuela Industrial, Escuela Comercial, Escuela de Funciones Corporativas y Escuela de Liderazgo y Gestión).

FP Dual

Además, Repsol cuenta con un ámbito de formación para la integración profesional en dos vertientes: para favorecer la empleabilidad de jóvenes, a través de la FP dual; y para integrar a personas con capacidades diferentes y con riesgo de exclusión, colaborando con FSC Inserta y Cruz Roja.

Repsol participa en la FP Dual con el convencimiento de que  puede mejorar la empleabilidad y garantizar la integración de los mejores profesionales, conjugando la formación académica con la más específica aportada por la compañía y alineada con las exigencias actuales de los puestos y de la empresa.

Repsol colabora con el programa en varias Comunidades Autónomas: Castilla-La Mancha, Región de Murcia, Cataluña y Galicia, donde se encuentran los complejos industriales de Puertollano, Cartagena, Tarragona y A Coruña, respectivamente. En Madrid, los alumnos cursan los ciclos de Laboratorio de Análisis y Control de Calidad; Administración y Finanzas; y Administración de Sistemas Informáticos en Red.

Durante su estancia, la compañía asigna a los jóvenes un tutor que establece un plan de aprendizaje y un seguimiento personalizado y comparte con ellos su experiencia profesional. A lo largo de este periodo cada alumno va rotando en diferentes áreas en las que distintos instructores les explican las tareas que se realizan en cada puesto.  Tanto los tutores como los instructores son empleados de Repsol con experiencia y capacidad pedagógica, y compaginan su trabajo diario con la labor de formadores voluntarios.

Desde el año 2012, fecha en que se reguló la FP Dual, un total de 336 alumnos han finalizado sus prácticas en diferentes centros y complejos industriales de Repsol, formándose en Química Industrial, Laboratorio, Fabricación Mecánica, Mecatrónica, Administración y Finanzas, Administración de Sistemas Informáticos en Red y Mantenimiento de Instalaciones Electrotécnicas.

Formación para la integración profesional

Repsol también cuenta con un programa de formación  ocupacional para la  integración profesional para personas con discapacidad y otros colectivos en riesgo de exclusión social  por el que anualmente la compañía combina formación teórica y prácticas no laborales en la red de estaciones de servicio. Desde 2005, una media anual de un centenar de personas ha realizado estos cursos, con un porcentaje global de contratación del 53%. Estos programas se llevan a cabo con fundaciones como FSC Inserta, Cruz Roja, ITER, Paideia, Secretariado Gitano o Trabajando en positivo.  Este programa fue reconocido como una de las 10 mejores prácticas para fomento del empleo de personas con discapacidad por la EASPD en Estambul el año 2013.  

Monlau Repsol Technical School

El compromiso de Repsol con la formación de los jóvenes en España se ejemplifica también con el apoyo a los distintos programas de formación de la Monlau Repsol Technical School, centro de formación con sede en Barcelona y de referencia en toda España para jóvenes aspirantes a pilotos, mecánicos e ingenieros de motociclismo y automovilismo de alta competición.

El programa de becas Repsol tiene como objetivo respaldar a los mejores ingenieros y mecánicos de la escuela y facilitarles el desarrollo de sus carreras profesionales. Más del 60% de los jóvenes que han pasado por sus aulas han conseguido dedicarse al deporte del motor, y más de un centenar de ellos han participado en las competiciones más exigentes del mundo, como los campeonatos del mundo de MotoGP y Fórmula 1.