Sociedad

cabecera_futuro_950.jpg

El día en el que los cristianos se “inventaron” la cruz

Hoy día 3 de mayo se celebra la fiesta de las cruces en honor a la cruz de Cristo, lo del invento tiene que ver con cómo la encontraron

65
Jue, 3 Mayo 2018

¿Cómo es posible que la cruz fuese inventada por los cristianos? ¿No existía ya de antes este aparato de tortura? Evidentemente sí, pero hoy día 3 de mayo se celebra la fiesta de las cruces en honor a la cruz de Cristo, lo del invento tiene que ver con cómo la encontraron y desde luego mucho de invento sí que hubo… 

La cruz de Cristo,  uno de los objetos más venerado y menos fiables de la humanidad

Pongámonos en situación, Jesús de Nazaret como personaje histórico es ejecutado en Jerusalén en el siglo I, sus discípulos atemorizados por lo que su propio mesías les anunció temen que el mundo se acabe de un momento a otro y para colmo de males son perseguidos tanto por una facción de sus correligionarios judíos y por otro lado los romanos que empiezan a considerar la ciudad del rey David como un avispero difícil de gobernar.

En aquel maremágnum de tensiones político-religiosas los romanos con el futuro emperador Tito a la cabeza terminaron destruyendo la ciudad hasta sus mismísimos cimientos. Una verdadera tragedia, más aún cuando siglos después los dirigentes cristianos del siglo IV cayeron en la cuenta de lo rentable que hubiera sido guardar alguna reliquia antes de que se montase todo aquel follón en Jerusalén. 

A ver quién descubría ahora algún resto de la vida de Jesús la escombrera a la que quedó reducida Jerusalén por las tropas de Tito

En el año 326 el cristianismo había dejado de ser perseguido, y personajes de las altas esferas políticas mostraban su simpatía por esta religión, tal es el caso de Flavia Julia Helena, o más conocida como santa Elena. La cual como madre del emperador Constantino decidió viajar en ese año de 326 a Tierra Santa, unos dicen que, por motivos devocionales, y otros que para ganarse la fidelidad política de los obispos de las principales ciudades de ese extremo del imperio.

HSi fue un viaje político para promocionar a su hijo, santa Elena fue toda una pionera pues ganó apoyos con una excusa que quizá nos suene, construir edificios públicos, claro que en aquel entonces no eran hospitales, colegios o nuevas vías ferroviarias si no basílicas. Eso sí, a diferencia de los políticos actuales no solo lo prometió si no que lo hizo, pues en el año 333 muchos de los proyectos ya estaban terminados.

Santa Elena gran mujer de fe y genial estratega política. De ahí que en este cuadro del Maestro de Manzanillo, los Reyes Católicos no le quiten ojo

Santa Elena gran mujer de fe y genial estratega política. De ahí que en este cuadro del Maestro de Manzanillo, los Reyes Católicos no le quiten ojo

Lógicamente los obispos Macario de Jerusalén o Eusebio de Cesarea  solo tuvieron parabienes con la madre del emperador y desde ese momento la historia de Santa Elena se hinchó hasta límites insospechados.
Eusebio por ejemplo dejó escrito la devoción que mostraba santa Elena en aquel viaje en el que no paraba de construir templos cristianos (y ya de paso demoler los templos paganos) pero no anotó nada sobre el que se supone que es el momento cumbre de la vida de santa Elena, el hallazgo de la cruz de Cristo.

Según la tradición piadosa en ese trajín de alzar muros aquí, cavar cimientos allá, santa Elena se topó con una historia que le contó un judío de los que pasaban por allí. Y es que, para sorpresa de todos los cristianos, los que si sabían dónde estaban algunas reliquias eran los judíos.

Los muy astutos habían previsto el culto que se les podía rendir a tales maderos y por ello decidieron arrojarlos a un pozo junto con las cruces de los dos ladrones con los que crucificaron a Cristo para que hubiese más revoltijo de cruces (hay que tener mala leche…).
Providencialmente aquel judío sabía dónde estaba el pozo y como no andaba lejos del monte calvario en el que santa Elena proyectaba una de sus obras… ampliaron el proyecto.
Finalmente un 3 de mayo de 326 santa Elena mano a mano con el obispo Macario de Jerusalén descubrieron la cruz de Cristo para regocijo de toda la cristiandad.

¿Por qué Eusebio que era el obispo de una ciudad vecina no se enteró de nada? Sencillamente porque no estuvo listo, y antes que se le ocurriese a él inventarse que en su diócesis santa Elena había encontrado algo de valor, lo hizo Cirilo el sucesor de Macario en Jerusalén, haciendo así que su diócesis fuera una de las más ricas del imperio, gracias a los turistas y el merchandising.

Tiene gracia que en latín las palabras “descubrir” e “inventar” tengan la misma raíz y que hoy día podamos hablar sin pudor de la fiesta de la invención de la cruz. 

Eusebio de Cesarea pasó a la historia por sus concienzudos escritos mientras que Macario de Jerusalén es protagonista de cuadros, esculturas… gracias a una “invención”

 

Miguel Zorita es cronista y licenciado en Bellas Artes y autor entre otras obras de Cervantes Madrid y el Quijote (Ed. La Librería).