Una nueva encuesta se ha hecho pública coincidiendo con el día de la Comunidad Valenciana, y lo que muestra no es sino la confirmación de lo que venían apuntando otros sondeos anteriores: No es una caída, sino un derrumbe lo que está viviendo el PP en el que ha sido uno de sus grandes fortines desde hace dos décadas.

El PP, en estos momentos, sólo a poco más de medio año de las elecciones autonómicas, obtendría 32 escaños, 23 menos de los que logró en 2011, cuando una nueva mayoría absoluta, 55 escaños, le permitió volver a formar gobierno, a pesar de las pruebas de corrupción que ya corroían el partido y su dirección.



Un gobierno de izquierda, con el PSOE al frente, la única solución
Este estudio ha sido realizado por Metroscopia, por encargo del diario El País, y señala que ante el desplome de los populares, un gobierno de coalición de izquierdas sería la respuesta más lógica.

El perfil que tendría en estos momentos Les Corts sería el siguiente: el PP seguiría siendo la fuerza más votada, con 32 escaños, a 18 de la mayoría absoluta, pero favorecido por una mayor fracturación de la izquierda; el PSPV-PSOE obtendría 29 escaños, cuatro menos que en las pasadas elecciones, pero recuperando frente a otros sondeos que le llegaron a poner hace meses en el borde de los 20; Podemos, como en el resto de España, irrumpe con fuerza en Valencia, y se convertiría en la tercera fuerza, con 17 diputados; Compromis con 14 escaños más que duplicaría su actual fuerza, y EUPV, que aumentaría en dos escaños hasta los 7, se convertiría en la última fuerza con presencia parlamentaria. UPyD, que en algún momento apareció como posible partido bisagra, y de apoyo al PP, sigue lejos del 5% necesario para poder entrar en les Corts.

Podemos cambia el mapa
La irrupción de Podemos, analizan los autores de la encuesta, ha cambiado las expectativas que marcaban previsiones anteriores. Especialmente dañina resulta su presencia para quienes parecían que estaban beneficiándose del desplome del PP, por una lado Esquerra Unida, y por otro UPyD, que ven muy frenadas sus expectativas. Evidentemente, también perjudican al PSOE, que podría haber subido más, y a Compromís, a quien, a pesar de su gran subida, encuestas anteriores colocaban incluso por encima o muy cerca de los 20 escaños.

Las combinaciones para que se forme ese posible gobierno de izquierda son varias, eso sí siempre lideradas por el PSOE, que es el único que ofrece  a los demás la posibilidad de llegar a los necesarios 50 asientos para obtener la mayoría absoluta. La encuesta se realizó entre los días 24 y 26 de septiembre, con 1500 entrevistas realizadas en las tres provincias valencianas.