2014 es un año preelectoral con comicios europeos en tan solo cuatro meses. Poco después al año justo, tendrán lugar unas cruciales convocatorias municipales y autonómicas y siempre ante la duda de si las elecciones andaluzas podrían adelantarse. Por ello los gestos y cualquier actitud de las administraciones, y en especial donde gobierna el PP, que a priori podría ser el gran damnificado electoral, se miran y se escudriñan hasta el último milímetro.

Una gaviota gigante abre la cabalgata ¿Provocación o reclamo electoral?
Por ello no ha sorprendido que el hecho de que una gaviota gigante abriera una cabalgata de Reyes en un distrito de Málaga se haya interpretado como una provocación y un símbolo partidista en un barrio malagueño regido por una concejala de distrito, Teresa Porras, que ya ha protagonizado distintas polémicas.



¿Qué ‘pinta’ el símbolo del PP ahí?
El distrito de Cruz de Humilladero abría anoche su cabalgata con la lógica asistencia de miles de ciudadanos de esta zona de la capital y el alborozo de los niños que asistían. Un acto, como todas las cabalgatas marcado por la ilusión y la ingenuidad infantil. La sorpresa surge cuando al abrir la cabalgata se ve una inmensa gaviota presidiendo el inicio del recorrido. ¿A qué viene que sea una gaviota el emblema elegido? Esa es la pregunta que se formulan algunas personas que se han dirigido a este medio y nos ha facilitado las fotos que ilustran la noticia ¿Por qué en una ciudad gobernada por el PP y en un distrito de una concejala muy pero que muy partidista se elige ese ave asociada directamente al Partido Popular? ¿No podría haberse elegido una mascota con más tacto o ha sido una decisión meditada?

Y la concejala abriendo la cabalgata pitillo en boca
La polémica se agudizó cuando se observa al lado de la cabalgata, charlando y como dando instrucciones a quien parece el encargado municipal del desarrollo de la actividad a la propia concejala de distrito y servicios operativos, Teresa Porras. La concejala apareció fumando en un entorno netamente infantil.

Incidente de la concejala por el tabaco en un restaurante
Llueve sobre mojado, ya que Porras estuvo inmersa la semana pasada en una polémica tras denunciar un medio local un incidente protagonizado por ella. Según denunciaron, Porras se encontraba comiendo en un céntrico restaurante de la ciudad con unas amigas. Finalizada la comida, ella y algunos miembros del amplio grupo que componían la mesa, fumaron en el interior del establecimiento. Cerca de ellas se encontraban tres mujeres embarazadas -alguna de ocho meses- que le reprendieron su actitud y le censuraron que siendo concejala debería de velar aun más por el cumplimiento de la ley Antitabaco. Cabe resaltar que una veintena de jóvenes durante esa comida salían a fumarse sus cigarros a la calle para así cumplir con la norma. Ella negó haber fumado y en principio alegó que sí lo hicieron las mujeres que "estaban con ella". Más tarde se contradijo y manifestó que lo hicieron fuera. Distintos testigos afirmaron que lo hizo, pero dentro del local.

El tabaco lo primero
Lo cierto es que tras esa situación la delegada debería de haber reflexionado y abandonar el cigarro al menos durante el recorrido de una cabalgata que aglutina a miles de niños y a los que se da un pésimo ejemplo. Y es que Porras no deja el cigarro ni de noche ni de día, ni en Navidad, ni en comidas en restaurantes ni en la Cabalgata para niños. El tabaco es lo primero y, ¿por qué no?, si es una autoridad local.