Después de su insólito desplante a la propuesta del rey, Rajoy confiaba en traspasar toda la presión al líder del PSOE. Su jugada estaba clara: intentar que la vieja guardia y los barones socialistas impongan la gran coalición, o al menos impidan el pacto de izquierdas lanzado por Podemos, y fuercen nuevas elecciones que le mantendrían en la Moncloa. Pero a Rajoy esta semana se le estropeó la semana perfecta cuando se le apareció de nuevo la corrupción. La redada de Valencia volvió a situar a Rajoy en su laberinto y obligó a la cúpula de RTVE a forzar la máquina al máximo para tratar de salvar la situación.

¿Rita? ¿Quién es Rita?
Era el martes 28 cuando saltaba la noticia de la macro operación en torno al PP valenciano. Los teledelirios, que llevaban días ocultando y aguando al máximo las novedades de los últimos casos de corrupción que afectaban al Gobierno y al PP, como Acuamed, se enfrentaban a una macrorredada con 24 detenidos imposible de ocultar. Los comisarios hacen lo que pueden y se centran en evitar cualquier referencia o mención a Rita Barberá -ni imagen suya, ni señalar las vinculaciones de sus exconcejales y asesores detenidos-. El informativo cuenta la noticia y a continuación sigue con el Congreso donde el escándalo provoca las contundentes reacciones de todos los partidos por este nuevo caso de corrupción que condiciona cualquier negociación o pacto.

Una vez terminado el informativo, José Antonio Gundín, director de los ‘desinformativos’ de TVE y Moncloa son conscientes del inmenso daño de la noticia para las opciones de reelección de Rajoy. La estrategia de presentar a Rajoy como el garante de la estabilidad se resquebrajaba si la corrupción aparecía como una razón evidente para no apoyar la continuidad de un PP que había sido incapaz de combartirla.



El minutado de la manipulación
Como sea, hay que romper esa idea fuerza, la de que es imposible pactar con un partido corroído por la corrupción y hay que darle la vuelta al teledelirio de Ana Blanco para las 9. Es imposible ocultar la noticia, dada su dimensión ¿Qué podemos hacer? La mente de los manipuladores empieza a funcionar. Y aparece la respuesta: centrar el caso en Valencia. Es un problema de Valencia que nada tiene que ver con Rajoy, y menos aún con la formación del Gobierno. Eso es. Manos la obra.

Gundín y José Gilgado, su ‘gran manipulador de los informativos diarios’, elaboran, con la comisaria María Eizaguirre, la escaleta o minutado del informativo. Empiezan por la redada, y luego las reacciones.., pero sólo de la política valenciana. Luego se van a otras noticias, y después, pero separado, incluyen la noticia sobre las negociaciones para el nuevo gobierno, con declaraciones de PSOE, Ciudadanos, Podemos y PP, pero... en ninguna se habla de la corrupción. Como si una cosa y otra no tuvieran nada que ver.

Todas las declaraciones que habíamos a lo largo del día, donde señalaban que la corrupción que golpeaba al PP hacía muy difícil cualquier acuerdo con los populares, desde el portavoz socialista Antonio Hernando hablando de la que la corrupción le salía al PP por las orejas, al portavoz de Podemos, Íñigo Errejón, diciendo que la regeneración democrática es incompatible con un gobierno del PP, hasta el portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, diciendo que Rajoy no es la persona que puede abanderar la lucha contra la corrupción, todas esas declaraciones desaparecen. Censuradas. La pieza manipulada. Donde se habla de negociaciones, pero sin mencionar la corrupción, la firman las redactoras de la redacción paralela.

Durante toda la semana, los teledelirios intentan capear el temporal, hasta el mismo viernes, cuando toda oposición señala a Rita Barberá, que aparece en una radio para negarlo todo, y entonces ya sí, aparece citada en TVE, para negarlo todo. Eso sí, la noticia de que el PP disuelve a la dirección del partido en Valencia para poner una gestora no aparece en portada el viernes, ni a las 3 ni a las 9. Ni el caso merece un reportaje propio en el DesInforme Semanal.

La redacción se retrata contra Gundín
Ese mismo viernes, el Canal 24 que maldirigen Sergio Martín, y su comisaria Sastre, deciden cortar la señal del Consejo de Ministros para dar un mitin de Rajoy, que es un acto del PP. El ‘canal PP’, una vez más sin pudor.Y, una vez más, la redacción, decide plantarse ante la dirección y hacerse una foto en la redacción, donde la semana anterior les habían prohibido reunirse, para denunciar la insostenible manipulación. Y frente a la redacción, reunión de Gundín con sus directivos, con un mensaje claro: cierre de filas, ellos o nosotros. Y a ello se han puesto todos, hasta los magazines que dirige Ramón Camblor y su estrella Mariló Montero que el viernes desató su cólera contra un posible pacto PSOE-Podemos.



Aunque la manipulación de TVE tiene un alcance muy corto frente a la pluralidad de medios, y el argumento de la corrupción se ha mantenido durante toda la semana en el debate político, los teledelirios han perseverado en lo suyo, fieles a una línea editorial, calcada del argumentario de Moncloa. Rajoy o el caos.

Para eso, los teledelirios, han seleccionado las declaraciones políticas que encajaban con esa línea, escondiendo al máximo las que no convenían. Aquí todos hablan de todos. Pero en TVE, el PP sale en tromba contra el PSOE y contra Podemos, pero al PP, como mucho y no siempre sólo le critica el PSOE, porque Ciudadanos y Podemos, casi siempre critican al PSOE, pero no al PP.

Al dictado de Moncloa
Desde el mismo lunes, los teledelirios empezaron cumpliendo a rajatabla el argumentario de Rajoy. Pilar García Muñiz, la locutora del teledelirio de las 3 abrió el informativo diciendo que era el turno de Sánchez -que es lo que quiere el PP, pero no es necesariamente lo que tiene que pasar- desde luego no es lo que piensa el PSOE, y en todo caso es prerrogativa del rey el decidir a quien propone. Pero los teledelirios, como Rajoy y los líderes del PP, se ha pasado toda la semana presionando a un Sánchez al que intentaban acorralar con el Comité Federal socialista del sábado. En la portada de ese mismo teledelirio los comisarios de TVE cuentan que el PP reprocha al PSOE, y el PSOE reprocha a Podemos, pero ¿nadie reprocha al PP? Luego, la periodista enviada a Ferraz sí contará que los socialistas acusan a Rajoy de irresponsable y desleal por rechazar someterse a la investidura -incluyendo una “amplia” declaración de Luena de ¡¡¡3 segundos!!!-, pero los ‘comisarios’ esconden las críticas a Rajoy todo lo posible y desde luego lejos de los titulares.

Es el famoso ‘derecho de portada’, reservada para el Gobierno, que ya conocen los lectores habituales de los teledelirios. Un día cualquiera, en el que hablan todos, en la portada de Ana Blanco, solo aparece la vicepresidenta pidiendo el pacto de la moderación frente al de la radicalidad. Nadie del PSOE. Nadie de la oposición. Nadie habla salvo la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría que no responde a la corrupción del PP porque ‘ella no habla en la mesa del Consejo de Ministros de política de partidos’, pero sí lo hace sobre la financiación de Podemos. Son portadas delirantes, como la del jueves a las 3, donde cargan contra el pacto de izquierdas desde todos los flancos, desde Felipe González a Aznar, pasando por Rivera, pero eliminando todas las referencias que no se ajustan al discurso-nada de Rivera diciendo que Rajoy se ha autoexcluido, nada de González rechazando la gran coalición.

Del Plasma al Plasta
El presidente que se refugiaba en el plasma se ha vuelto un plasta que repite un único mensaje sin decir nada más. El Presidente que se ocultaba, ahora que tiene la agenda tan libre, recorre junto a su vicepresidenta los medios de comunicación que les resultan cómodos maldiciendo el posible pacto de izquierdas. Si a Soraya de Sáenz de Santamaría la vimos “enfrentarse” a una entrevista en 13TV, Rajoy volvió con Ana Rosa Quintana que sí le preguntó por todos los casos de corrupción de estos últimos días. Pero de todo eso, los espectadores en TVE, no se enteraron de nada: Ni los ordenadores destruidos de Bárcenas, ni Acuamed, ni Rato, ni su opinión de la macroredada de Valencia, ni su defensa de Rita Barberá.., todas las menciones a casos concretos se esquivan y los teledelirios solo recogen una mención genérica en la que Rajoy dice que va a perseguir con contundencia la corrupción.

Igual de contundente que TVE, que persigue las noticias de corrupción del PP..., hasta hacerlas desaparecer. Ni palabra el lunes de las novedades del auto del ordenador de Bárcenas que implica al PP, nada de los nuevos detalles del caso Acuamed que alcanzan al ex-ministro de Agricultura Arias Cañete,y a su ex-numero 2, la actual ministra Isabel Tejerina que, supuestamente, aprobó la compensación indebida a FCC en contra de la opinión de los técnicos. Nada de nada de nada en TVE. Ni los correos clave destapados del caso, ni que el caso ha llegado hasta la Unión Europea con peticiones a Junker para que aparte al comisario español Cañete mientras investiga el caso. TVE prefiere ocultar todas las noticias. Y lo que no se censura, se reduce al máximo. Cuando la justicia cita al ex vicepresidente Rato en una nueva pieza secreta y separada, para el teledelirio de Ana Blanco esa noticia no merece más que un breve de 20 segundos.

30 segundos para la condena a Bankia y 5 minutos para la caída del Paro
Lo de esconder todo lo posible las noticias que pueden perjudicar al gobierno llevó a los comisarios de TVE a otro ridículo el miércoles. Cuando el Supremo anula la venta de acciones en la salida a Bolsa de Bankia por engaño, lo 'ocultan' como quinta noticia de la portada, y lo resuelven en una conexión de apenas 30 segundos en el minuto 15. Las protestas de una redacción indignada por la ridícula valoración de una noticia que era portada en todos los demás medios, obliga a empezar el informativo de las 9 con la noticia.

Al día siguiente, llega el dato del paro, y el mismo área de Economía, que dirige la ex asesora del PP, Cecilia Gómez, que había ninguneado la condena a Bankia, se vuelca ahora con el dato de la EPA y pone a 'las redactoras paralelas' a trabajar para destacar con trompetas todos los aspectos positivos del paro, y ocultar los negativos, sin decir por ejemplo que la legislatura de Rajoy se cierra con menos empleo, con menos personas trabajando que cuando llegó. Algo sencillo de entender si te lo quieren contar, y no como TVE, que de nuevo volvió a dar la nota con sus gráficos en los que el paro baja hasta casi el suelo. La tasa de paro sigue por encima del 20 por ciento, pero en los gráficos de TVE, parece que casi se ha acabado con el paro.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/telediario/telediario-15-horas-28-01-16/3462111/ m4. Del mismo estilo que el que usaron el día siguiente para contar el dato del producto interior bruto.

Desde los sindicatos, que siempre aparecen en los Teledelirios emparedados entre los empresarios y los populares y el Gobierno, a los partidos de los oposición, pasando por los profesionales de la Redacción que sufren y denuncian a diario la mediocridad de la dirección de informativos, todos han lanzado desde las elecciones mensajes por la regeneración urgente de RTVE, un cambio que pasa por la salida inminente del  Sanchez, su Gundín y sus ‘esbirros’ Gilgado, Sastres, Martín y Castro.

Otros teledelirios recientes:
Top Teledelirios: Rajoy se entrega a Bertín, mientras en Informativos censuran incluso a Franco
Top Teledelirios: las collejas han creado escuela en TVE… pero ellos no dan a Rajoy Jr., sino a Pablo y Albert
Top Teledelirios: Así ha escondido TVE los debates para proteger a Rajoy
Top Teledelirios: el 20D que ha cambiado España.., y cambiará RTVE
Top Teledelirios: las manipulaciones en la TVE post 20-D
Top Teledelirios: La locura que se vivió en TVE con la ‘no renuncia’ de Rajoy… y otras ‘autocensuras’