El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha acusado al resto de grupos políticos de "promocionar la avalancha migratoria" y respaldar el "chantaje" del Open Arms contra "la soberanía de Italia". En una dura intervención, el líder de la ultraderecha ha dicho que se oculta "la infiltración terrorista" a través de la inmigración, que trae, además consigo problemas económicos, de convivencia y de seguridad, y en este punto ha ahondado en los intentos de "violaciones en manadas".

 "En 2015 vivimos una gran oleada migratoria. Entonces el malo era Orbán [Viktor Orbán, primer ministro de Hungría]Ni eran refugiados entonces ni hoy son náufragos", ha dicho Abascal, que ha comenzado su intervención en el Congreso, este jueves, en el pleno extraordinario sobre la crisis del Open Arms, pidiendo pidiendo "perdón" a Italia por el ataque "a su soberanía". 

"Reclamo explicaciones por el chantaje contra el ministro Salvini, al que apoyo, y contra su soberanía", ha añadido Abascal, que ha exigido explicaciones al Gobierno por haber permitido que "este barco con bandera española, con una actividad ilícita, haya protagonizado este chantaje contra la soberanía italiana".

Vincula inmigración con abusos sexuales

"Esta barbarie, allí donde un grupo se impone a la ley, está llegando a nuestras puertas, y es su responsabilidad. ¿De verdad se creen capaces de convencer de que los inmigrantes ilegales, la mayoría musulmanes, no tiene que ver con las agresiones contra las mujeres? ¿Quién paga el pato? La factura la pagan los españoles de a pie. Mientras ustedes les obligan a trabajar el doble para que esos ilegales reciban asistencia sanitaria gratuita", ha seguido Abascal su discurso.

El líder de Vox ha pedido al resto de grupos políticos que "abandonen este disparate disfrazado de falsa caridad y protejan a los españoles" y ha añadido que le acusarán de "racismo, xenofobia, pero deben saber que insultan ya a millones de españoles, algunos de los cuales son sus propios votantes". El líder ultraderechista ha advertido de que "la crisis migratoria va más allá del terrorismo, genera problemas de seguridad gravísimos, económicos y convivencia. Hay ciudades donde impera la ley islámica, las violaciones en manada. Ustedes no quieren hablar de eso".