A pesar de la afirmación del presidente del Gobierno, fuentes de Moncloa, citadas por El País, coinciden en que Rajoy le pedirá a Merkel una actuación del Banco Central Europeo como premio a su política de recortes. Al final al PP no le ha quedado más remedio que recorrer el camino que viene trazando desde hace meses el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, que defiende un mayor peso del BCE para sacar a flote las economías en dificultades y un giro en la política merkeliana de austeridad cueste lo que cueste.

Contra Hollande
Rajoy ha cargado contra Hollande, que, según ha dicho, ha opinado “sin saber cómo están los bancos españoles”. Si verdaderamente lo dijo –ha añadido- “es porque tiene algunos datos que los demás no tenemos y por eso precisamente, conociendo los datos del Banco de España, hemos encargado a unos evaluadores externos que nos digan dónde estamos”, ha afirmado el presidente del Gobierno, que ha negado que los bancos españoles necesiten un rescate europeo.

Sobre la misión inspectora de Bruselas
Sobre la visita de expertos de Bruselas para comprobar que se ha llegado al fondo en el nuevo cálculo del déficit, y que denota poca confianza en la actuación del Ejecutivo español, Mariano Rajoy ha respondido que no le preocupa “nada” porque "es algo habitual y siempre se ha producido así en todos los países de la Unión Europea".