[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"22699","attributes":{"class":"media-image size-full wp-image-317667","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"645","height":"320","alt":"Jes\u00fas Labrador, Ignacio L\u00f3pez del Hierro, Mar\u00eda Dolores de Cospedal y Vicente Tirado."}}]] Jesús Labrador, Ignacio López del Hierro, María Dolores de Cospedal y Vicente Tirado.



Hace ahora un año aproximadamente, el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno rechazaba la querella presentada por CC OO contra el marido de María Dolores Cospedal por presunta apropiación indebida y falsedad documental. El sindicato argumentaba que el esposo de la hoy expresidenta de Castilla-La Mancha y  secretaría general del PP, Ignacio López del Hierro, cobraba todos los meses 7.000 euros por “no hace nada”. La central apartó una nutrida documentación donde “no constaba que el empresario sevillano realizara prestación alguna que soportara dichos costes”, señalaban. Sin embargo, Moreno consideró que no existían “elementos mínimamente acreditativos de la realidad de tales afirmaciones”. O lo que es lo mismo, desestimó la querella que los sindicalistas dirigían también contra un nutrido grupo de directivos de Liberbank, entre los que se encontraba, como no podía ser de otra forma, “el amigo de Cospedal”, Manuel Menéndez, presidente todavía de Liberbank, banco fruto de la fusión de las cajas de ahorro de Castilla-La Mancha, Asturias, Extremadura y Cantabria. Pero la situación procesal puede cambiar, y de qué forma, de rumbo.

Entra en escena una jueza de Santander
Si por algo se caracterizan los abogados de CC OO es que nunca dan por perdida una batalla, sobre todo si consideran que las causas “son tan obvias como que el primer día de la semana es lunes”, nos dicen. De ahí que los letrados del sindicato elevaran parecida querella ante el Juzgado Nº 2 de Santander (por aquello de Caja Cantabria era la pagadora de la nómina de López del Hierro), cuya titular, Mercedes Compostizo Olarte, dictó una providencia, a la que ha tenido acceso ELPLURAL.COM (ver documento), en la que insta al Ministerio Fiscal a informar “acerca de la admisión” de la querella sindical. La providencia está firmada el 28 de julio, y de todos es sabido que el año judicial acaba el 31 de ese mes, por lo que, tras el parón estival de agosto, en los próximos días asistiremos a un cambio de rumbo de este culebrón judicial, o, por el contrario, la Fiscalía opta por dar carpetazo al asunto, algo a lo que “que nos tiene acostumbrado”, reconoce a ELPLURAL.COM un representante de UGT en Liberbank. Sin embargo, la última palabra la tendrá la magistrada Compostizo Olarte.

El expolio de la fundación CCM
Pero mientras que la jueza y el fiscal cántabro dilucidan estos días la conveniencia o no de admitir a trámite la querella contra el marido de Cospedal, uno de sus hombres en Castilla-La Mancha, exviceconsejero de Educación de su Gobierno, Tomás García Cuenca, es el encargado de finiquitar, de hacer desaparecer la fundación del Banco Caja Castilla-La Mancha que durante medio siglo realizó una vasta labor socio-cultural a través de su Obra Social, hoy por hoy convertida en cenizas a pesar de contar con el 25 por ciento del Banco CCM, integrado en Liberbank, cuyo presidente, Manuel Menéndez, tiene como objetivo la desaparición de esta fundación, cuyos patronos (la mayoría próximos al PP de Cospedal) han presentado un ERE que CC OO considera ilegal ya que “el Grupo Liberbank, en el que está integrado CCM, declaró a 30 de junio de este año unos beneficios de 125 millones”, asegura Carlos Genillo, responsable de banca de la central sindical, al mismo tiempo que dice: “Teniendo en cuenta que el Grupo Liberbank es una única unidad de explotación y que la aportación del Banco CCM representa un tercio de sus activos (15.000 de los 45.000 millones), entendemos que no se sostiene el argumento económico aducido para despedir a todos los trabajadores y cerrar todos los centros de la Fundación CCM”.

Un patrimonio de cientos de millones
Fundación que si vendiera sus inmuebles hipotéticamente de su propiedad, como los centros culturales de Cuenca (Iberia, Centro CCM…), Albacete (Centro CCM…) o Toledo (San Marcos, Palacio de Benacazón, Centro CCM…), valorados muy por encima de los dos mil millones de euros, podría continuar con sus objetivos sociales que ahora Manuel Menéndez quiere impedir porque dice que Banco CCM, accionista de la Fundación, es deficitario. Sin embargo, es difícil explicar a la sociedad que en 2010 la citada fundación tuviera un haber de 8 millones; en 2011, 13 millones; en 2012, 6,5 millones de euros y que por birlibirloque en 2013 solo dispusiera de 30.000 euros. ¿Dónde fueron a aparar esas decenas de millones de euros?

Los sindicatos no olvidan “a Nacho”
Ante estos incontestables y contrastables datos, no es de extrañar el cabreo de la Federación de Servicios de CC OO de Castilla-La Mancha, que desde hace unas semanas viene instando al Gobierno del socialista Emiliano García-Page para que proceda “a renovar, urgentemente, sus representantes en el Patronato de la Fundación y revierta la decisión tomada por los actuales patronos y el actual presidente, Tomás García-Cuenca Ariati, ex viceconsejero de Educación del Gobierno de Cospedal, cuyo marido tiene unas extrañas y lucrativas relaciones con Liberbank, denunciadas por CCOO ante la Audiencia de Cantabria”, asegura Carlos Genillo, para posteriormente apostillar: “Creemos que el actual Patronato, desde la interinidad y la opacidad, está adoptado decisiones injustificadas y muy perjudiciales para Castilla-La Mancha, como  recientemente expresaron claramente cientos de ciudadanos de Albacete”, en referencia a la espontánea y multitudinaria manifestación en la capital manchega. Y es que los sindicatos todavía no han olvidado a “Nacho” López del Hierro. (Continuará)