Hay quien ve la decisión que se ha conocido hoy mismo por parte del presidente de la Xunta de Galicia como necesaria. Toca ya pensar en el futuro a corto, elecciones generales, y medio plazo, comicios autonómicos del año que viene. Se trata de la destitución por parte de Alberto Núñez Feijóo de la conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera.

Es verdad que la medida se esconde en medio de una remodelación más amplia de su Gobierno, que pasa de 8 a diez departamentos. Sin embargo, las polémicas generadas por la hasta ahora responsable de la salud de los gallegos, con seguridad le han pasado factura.

Casos controvertidos
Una de las características de Mosquera es que nunca se ha callado ante cualquier cuestión, y esto en ocasiones y más en política, provoca malas pasadas, sobre todo en lo que a imagen del Ejecutivo autonómico se refiere. El último ejemplo de esto quizás no sea el más importante políticamente hablando, pero sí una gota más en un vaso rebosante.

Se trata de su posicionamiento ambiguo a favor de los médicos que no apoyan a los padres de la pequeña Andrea, hospitalizada en Santiago que han solicitado vía judicial la “muerte digna” de su hija.

Privatizaciones
Sin embargo, un asunto que desde hace años sacude a Rocío Mosquera es su postura con respecto a la Sanidad Pública. Sin ir más lejos, cuando era responsable del SERGAS (Servicio Galego de Saúde) ya señaló los problemas de financiación sanitaria, algo que ratificó este mismo año en un foro en Santander. Allí dijo que la Sanidad Pública es insostenible económicamente si no se adoptan "medidas correctoras".

Muchos han visto este punto de vista detrás del modelo de gestión del nuevo Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo, un complejo público-privado que, según los sindicatos, además de ser un paso previo a la privatización es “una estafa”, como señalaron esta misma semana.

Encierros y recortes
El historial de Mosquera y sus medidas han recibido numerosas críticas por parte de la comunidad sanitaria gallega. Sin ir más lejos, desde hace unos días, los celadores del centro hospitalario vigués permanecen encerrados, al tiempo que se ha convocado un paro general de 24 horas para el día 13. A esto hay que sumar la denuncia de organizaciones sindicales y plataformas en defensa de la sanidad pública, que concluyen diciendo que la de Galicia es la que más recortes ha soportado de toda España.

A lo largo de esta legislatura, han sido varios los colectivos de trabajadores dependientes de la consellería de Sanidade que han protestado contra los recortes, bajadas de salarios o empleo precario (contrataciones por horas).

Acción de maquillaje
No se han dado todavía explicaciones del porqué de la destitución. El Álvaro Cunqueiro es probablemente el último episodio que escenifica el modelo sanitario que ha venido defendiendo Rocío Mosquera y, por extensión, el propio presidente Alberto Núñez Feijóo. Sin embargo, en algunos círculos, a falta de información, se dice que los cambios son cuestión de imagen, es decir, una labor de maquillaje pensando en las próximas contiendas electorales.

El sustituto de Mosquera es el actual alcalde de Baiona (Pontevedra), Jesús Vázquez Almuíña. Además entra en el Ejecutivo el ex alcalde de Ferrol y presidente de la Federación Gallega de Municipios y Provincias, José Manuel Rey Varela, como conselleiro de Política Social, uno de los dos nuevos departamentos creados, el otro surge de dividir el área de Medio Rural y Mar en dos consellerías independientes. Además, Medio Ambiente y Ordenación del Territorio pasan a unificarse en un solo gabinete.