El Partido Popular tendrá muy difícil gobernar en la mayoría de las regiones, incluidas las que son sus auténticos bastiones, como Madrid o la Comunidad Valenciana, y su única opción sería intentar pactar con Ciudadanos. Una encuesta de La Razón, publicada este lunes, dibuja un escenario parecido al que reflejan sondeos de otros medios desde hace meses, con la diferencia de que el diario de Marhuenda pone el acento en que el PP “seguirá siendo la fuerza más votada en nueve de las 13 comunidades que celebran elecciones”, algo que está por ver. En Extremadura, por ejemplo, el diario reconoce que el PSOE podría obtener el mayor número de votos.

La gobernabilidad pasa por las alianzas
La encuesta refleja un “mapa territorial de bastante inestabilidad” con gobiernos en minoría y la gobernabilidad del PP “quedará en manos de los posibles acuerdos poselectorales”, según reconoce el diario, que apunta a probables pactos con Ciudadanos. La situación no sería muy diferente para el PSOE, según el sondeo, que dependería de alianzas de gobierno con Izquierda Unida y otras fuerzas de la izquierda.

Madrid
En la Comunidad de Madrid, el PP, con Cristina Cifuentes a la cabeza, conseguiría entre 48 y 49 diputados, lejos de la mayoría absoluta, fijada en 65 escaños. El PSOE obtendría entre 28 y 29 frente a los 36 que alcanzó en las pasadas elecciones, en 2011.

Ciudadanos entraría en la Asamblea de Madrid con 23 o 24 escaños y Podemos, con 20 o 21. Izquierda Unida, por su parte perdería cuatro escaños y se quedaría con 9 o 10 diputados.

Valencia
En la Comunidad Valenciana, el PP conseguiría entre 40 y 42 parlamentarios, mientras el PSPV mantendría la segunda posición, con entre 23 y 25 escaños. Detrás, Podemos, con 12-13 diputados y Ciudadanos, con el mismo número de escaños. Compromís alcanzaría 7-8, e Izquierda Unida 3-4. Como, en anteriores sondeos, éste refleja que un gobierno de alianza entre las fuerzas de la izquierda podría arrebatar el poder a los populares.

Castilla-La Mancha y Castilla y León
Según esta encuesta, el PP podría mantener la mayoría absoluta en Castilla-La Mancha, aunque bajaría: de 25 escaños a 17-18. La caída del PSOE aquí es mayor, y se quedaría con entre 10-11 diputados.

En Castilla y León, Juan Vicente Herrera consigue mantener el voto, aunque las cifras son menos precisas: entre 28 y 43 escaños (la mayoría absoluta está en 43 diputados). Los socialistas conseguirían entre 22 y 24 parlamentarios. Podemos entraría con 8-10 y Ciudadanos con 10-11, mientras Izquierda Unida podría quedarse sin representación.

Extremadura
En Extremadura, el PP bajaría a los 26-27 escaños, frente a los 32 que tiene ahora y el PSOE, “a diferencia de hace cuatro años”, podría ser la lista más votada”, según reconoce el diario. En Asturias, la lidia también será reñida y el sondeo pronostica un empate entre el PP y el PSOE. Los socialistas resisten, además, en Aragón, Cantabria, La Rioja y Murcia, según esta encuesta.