¿Pensaba el Gobierno que lanzar la propuesta de sancionar a los medios de comunicación por publicar informaciones judiciales iba a pasar desapercibida? ¿Se le escapó a Catalá una reflexión de mesa del Consejo de Ministros? Las graves palabras del titularde Justicia, este miércoles, como era de esperar, han levantado críticas en asociaciones de prensa y algunos medios le responden desde duros editoriales.

Las asociaciones de prensa esgrimen la Constitución
La presidenta de la Federación de Asociaciones de Prensa de España, Elsa González, ha recordado al ministro, en declaraciones recogidas por la SER, que “en una sociedad con esta Constitución prima el derecho a recibir información libre y plural". Considera que este derecho “reposa en el ciudadano, no en el periodista”, por lo que los medios de comunicación solo son transmisores.

Duro editorial en la SER
En la SER, Pepa Bueno ha lanzado un duro editorial en la misma línea y reprocha al ministro que haya tardado poco en sumarse a la forma de actuar del Gobierno de pretender ocultar las cosas que no le gustan.

“Si los casos de corrupción desbordan nuestro día a día hasta la náusea, la solución, dice el ministro Catalá, quizá sea sancionar a los medios que publican datos de sumarios declarados secretos”, dice Pepa Bueno, que añade que lo que hace Catalá es propone “debatir sobre restablecer la censura previa”.

El País sale de su letargo y critica al Gobierno
Incluso El País, tan dado últimamente a perdonar al Ejecutivo tropelías, hoy le critica: “Muy desbordado debe de sentirse el Gobierno con la gestión de los casos de corrupción y fraudes cuando su ministro de Justicia, Rafael Catalá, se permite sugerir la implantación de sanciones para los medios de comunicación que publiquen datos de asuntos que se encuentran bajo investigación judicial, incluso la prohibición de difundir sumarios judiciales”.

El Gobierno intenta restablecer la censura
“La propuesta equivale a restablecer la censura en un amplio número de temas sensibles como remedio para evitar la circulación de noticias que, por su naturaleza escandalosa, pueden incidir en las perspectivas electorales”, añade el diario de PRISA, para el que “la inadmisible propuesta conduce a la impresión de que el Gobierno no entiende lo que es la libertad de información (consagrada por la Constitución) ni el papel que desempeñan los medios en una democracia.

El día en que un ministro abrió la puerta a la censura
El Mundo también dedica editorial a las polémicas declaraciones del ministro, bajo el titular: “Catalá, dispuesto a utilizar una vieja receta: matar al mensajero”. Este miércoles, afirma el diario, “fue el día en el que un ministro de Gobierno de España abrió la puerta a resucitar la censura”.

La información no es de los medios, sino de los ciudadanos
Su afirmación, según El Mundo, representa una injerencia tan grave en la libertad de información, que no pertenece a periódicos, radios, televisiones o diarios digitales, que son meros depositarios”. La propuesta de Catalá “es tan contraria a la lógica más elemental de la democracia que parece mentira que haya sido el titular de Justicia el que haya echado a andar esa controversia perniciosa”.

Un debate inoportuno
ABC recuerda, como El Mundo, que Catalá echa mano de la “vieja fórmula de matar al mensajero”. Mejor que “matar al mensajero –añade el diario- sería más útil buscar al filtrador. Lo tiene fácil”.

Para ABC es “un debate inoportuno, tanto en el terreno de la libertad de expresión como en el legislativo, tanto en el terreno de la libertad de expresión como en el legislativo, máxime cuando la reciente tramitación de la Ley de Enjuiciamiento Criminal se dejó por el camino otra de las ‘ideas’ del Ejecutivo: la intervención de las comunicaciones sin autorización judicial”.