Es la gran amenaza ultraderechista en Madrid. Una mujer que lucha contra la violencia de género (sí, como leen) y que se autoproclama a sí misma "azote de las feminazis". Hablamos de Rocío Monasterio, la musa de Vox y líder de la formación de extrema derecha para la Comunidad de Madrid. Unos comicios en los que, a juzgar por los últimos sondeos, los de Abascal volverán a tener un gran resultado y pueden resultar fundamentales para gobernar, al igual que ocurrió en Andalucía

Sobre Monasterio se sabe que es una de las voces más duras dentro de Vox, con todo lo que ello conlleva. Madre de cuatro hijos y esposa de Iván Espinosa de los Monteros, también vinculado a la formación ultra al ser dirigente del partido y hombre fuerte de Abascal. Sin embargo, lo que muy poca gente sabe es que cada vez que visitamos un establecimiento de Kentucky Fried Chicken, conocido mundialmente como KFC, se lo debemos agradecer a Monasterio

Pero, vayamos por partes. La clave para entender esta curiosidad es centrarnos en la familia de Monasterio. Sobre su linaje hay que señalar que aunque sean de origen asturiano, pasaron varios años en Cuba. Allí, eran dueños de la Central de Azúcar del Golfo, ubicado en el centro de la isla caribeña. Esta propiedad se mantuvo así hasta que en 1971, el Gobierno de Fidel Castro decidió expropiarles la empresa, según contó la propia Monasterio en una entrevista al diario El Mundo

Entonces, decidieron volver a España, que se encontraba ante los últimos años bajo el yugo del franquismo. No obstante, no volvieron de vacío, ya que al padre de Monasterio, de origen cubano, le dio tiempo de empaparse de algunas ideas y decidió importar en nuestro país la franquicia estadounidense Kentucky Fried Chicken. Una idea que seguramente ayudó a la familia Monasterio a iniciar esta nueva vida con un colchón económico importante. Hay que recordar que actualmente, el KFC cuenta con más de 18.000 establecimientos en 120 países y se encuentra en la segunda posición a nivel de negocios, solamente por detrás de McDonald's

El hijo del jefe

Por otra parte, como mencionábamos al principio del artículo, Monasterio está casada con Iván Espinosa de los Monteros, con quien tiene cuatro hijos. Sobre este peso pesado de Vox, cabe rescatar unos párrafos que escribimos recientemente en ElPlural.com a modo de biografía. 

Iván Espinosa es el hijo del que fuera jefe de la Marca España durante la etapa de Mariano Rajoy. Su padre, Carlos Espinosa de los Monteros, amén de ser alto cargo de este proyecto y cosechar consejos de administración por doquier -como en Inditex o Schindler-, siempre ha mantenido una cercana relación con la fundación que ideó, casualmente, Santiago Abascal en 2006, DENAES (Fundación para la Defensa de la Nación Española).

De hecho, no son pocas las veces en las que Carlos Espinosa de los Monteros y la Fundación han colaborado. El ex Alto Comisionado de la Marca España durante el Gobierno de Mariano Rajoy participó, por ejemplo, en la conferencia inaugural de la VI Escuela de Verano de la DENAES en julio de 2012.

El marquesado

Cabe señalar que Carlos Espinosa de los Monteros y Bernaldo de Quirós es tercer Marqués de Valtierra. Un título heredado de su padre, Francisco Javier Espinosa de los Monteros, nieto del militar y primer marqués de Valtierra Carlos Espinosa de los Monteros y Sagaseta de Ilurdoz.

Este tuvo varios hijos, entre los que se encuentran Carlos y Eugenio Espinosa de los Monteros y Bermejillo. Del segundo ya nos ocuparemos posteriormente. El primero, abuelo del ex Alto Comisionado de la Marca España, fue militar y diplomático. Con tan sólo 16 años partió con su hermano Eugenio hacia Cuba y a los 31 ascendió a Comandante en plena batalla contra Marruecos, estando a las órdenes del segundo teniente Francisco Franco.

Eugenio y Hendaya

Pero el hermano del abuelo del ex Alto Comisionado de la Marca España también fue un hombre importante para el régimen franquista y certifica la relación de la familia con la extrema derecha. Y es que el 23 de octubre de 1940 tuvo lugar la famosa entrevista entre Franco y Hitler en la localidad francesa de Hendaya. Un encuentro para resolver los desacuerdos entre Alemania y España para la entrada de la segunda en el conflicto bélico. La reunión no salió como el dictador alemán esperaba, pues consideraba las exigencias españolas desorbitadas.

En este histórico encuentro estuvo presente el general Eugenio Espinosa de los Monteros. De hecho, desde 1940 a 1941 fue el embajador de España en el Berlín de Adolf Hitler. No obstante, fue Eugenio el que desaconsejó a Francisco Franco que aceptara las pretensiones del dictador alemán, ganándose la enemistad de la Alemania nazi.

Un legado que se extiende hasta nuestros días, donde Iván Espinosa de los Monteros es Vicesecretario de Relaciones Internacionales de Vox y uno de los principales baluartes de la formación ultraderechista en Madrid junto a su mujer, Rocío Monasterio.