Carmen Martínez Bordiú, nieta de Franco, ha desafiado a quienes critican que su familia posea la propiedad del Pazo de Meirás -expropiado a los vecinos por el dictador-, al afirmar que “así seguirá siendo” y que “no tiene ningún sentido que aseguren que van a gestionar las visitas”.

En declaraciones recogidas por la revista Corazón, la mediática Carmen Martínez Bordiú ha añadido que los críticos “no tienen legitimidad” y que “la ley deja claro que la propiedad del pazo es nuestra”.

Carmen Franco también respondió a las críticas
Las declaraciones de Carmen Martínez Bordiú llegan después de las de su madre, Carmen Franco, quien en Crónica, de El Mundo, afirmó que quienes les critican “tienen como único propósito molestar”.

“Ya no se trata solo de una cuestión de educación, ahora educación hay poca. Lo que quieren es hacer daño”, afirmó Carmen Franco.

La familia Franco pasa unos días de vacaciones en su residencia veraniega de Meirás, cada año, pero, debido a que es considerado un bien de interés cultural, tiene que abrir sus puertas al público cuatro días al mes.