Nemesio de Lara, presidente de la Diputación de Ciudad Real, presenta el programa Escuelas deportivas, escuelas de vida.



La Diputación de Ciudad Real y Unicef pondrán en marcha este curso el programa Escuelas deportivas, escuelas de vida. Una iniciativa que hará llegar a 4.200 niños valores como el respeto, la tolerancia, la convivencia, el esfuerzo conjunto y la solidaridad. Para ello, no sólo se intervendrá en el ámbito de las 200 escuelas deportivas del territorio provincial, sino que se formará a monitores y concejales y se celebrarán reuniones con padres y madres, lo que constituye la principal novedad.

El presidente, Nemesio de Lara, ha explicado en la presentación que la Diputación invierte en las escuelas deportivas 280.000 euros, de los que 100.000 euros van destinados a material.

Valores para los niños
“Queremos que el niño aprenda y aprehenda el valor de la constancia, del esfuerzo, del sacrificio, la generosidad, el respeto, la convivencia y el juego limpio. El sentido de la tolerancia lo destacaría en estos tiempos más que en otros así como el valor de la universalidad, que el deporte sea utilizado como concepto universal que hermana a los hombres y mujeres de todo el mundo”, ha dicho De Lara.

Campo de juego
Esta iniciativa surge a raíz de la realización de un estudio realizado entre abril y agosto en el que han participado 20 profesionales cualificados y 233 monitores y concejales de deportes, quienes han respondido a cuestionarios y han apostando por ideas novedosas del programa matriz. Siempre con el objetivo, según De Lara, de convertir las escuelas deportivas, que son todas municipales, en un campo de juego potentísimo donde esos valores que pretenden humanizar a los niños y niñas sean algo tangible y evidente.

Más chicas
De Lara ha añadido, en este sentido, que insistirán en la idea de que tienen que participar más chicas, porque sólo representan el 10 por ciento del total de los escolares. Pretenden, igualmente, que se sumen al programa núcleos rurales que no participan, puesto que sólo tienen escuelas deportivas las aldeas de Pozo de la Serna (Alhambra) y El Trincheto (Porzuna).

Reuniones con padres
El presidente de la Diputación ha anunciado, por otro lado, que en octubre presentarán un Plan de Formación para monitores y concejales sobre el programa de “Escuelas deportivas y escuela de vida”. También se celebrarán reuniones con los padres en los pueblos y aldeas donde haya escuelas deportivas.

"Cambios reales y duraderos"
Por su parte, José María Calvo, delegado de UNICEF en Castilla-La Mancha, que ha estado acompañado por el delegado en Ciudad Real, Félix García, ha agradecido a la Diputación que haya aceptado la colaboración de esta ONG en el programa, porque, según ha dicho, “perseguimos desde la fundación de UNICEF cambios reales y duraderos en la vida de los niños de todo el mundo”.

"Es bueno para los niños"
Tras calificar el proyecto de “novedoso” en el contexto de las actuaciones municipales y locales a nivel nacional, Calvo ha garantizado el compromiso de UNICEF “porque creemos que es bueno para los niños”. Ha explicado en otro momento de su intervención que la colaboración de UNICEF como organización experta en infancia consistirá en participar en la formación de monitores y en las charlas que se celebren con los padres, por lo que no sólo estarán presentes con el logo, sino que destinarán al proyecto personal y profesionales.

Derecho al juego
Ha afirmado, igualmente, que “Escuelas municipales, escuelas de vida” es un proyecto próximo a los ideales de UNICEF porque el deporte es un derecho de los niños que no es tan obvio en todos los sitios del mundo. Y ha recordado que el artículo 31 de la Convención de los Derechos del Niño contempla el derecho de los menores al descanso y al esparcimiento, al juego y a las actividades propias de la edad, y a participar en la vida cultural y en las artes.

Juego limpio y superación
Calvo considera de primordial importancia inculcar valores como el respeto, la cooperación, el compromiso, el trabajo en equipo, la tolerancia, contrarrestar la xenofobia, y potenciar la disciplina, la autoestima y el esfuerzo, “tan necesario para salir de las situaciones difíciles y de crisis”. Ha hablado, asimismo, de inocular en los más pequeños el sentido de la responsabilidad, el juego limpio y la superación.