Una persona lee el diario francés "Libération". EFE/Archivo Una persona lee el diario francés "Libération". EFE/Archivo



Un fotógrafo ha resultado herido después que un hombre entrara en la sede del diario de izquierdas "Libération" en París, disparara su fusil un par de veces y se diera a la fuga, informaron hoy los medios franceses. El fotógrafo trabajaba para la revista mensual "Next", elaborada por ese periódico, y, según la web del diario, está herido de gravedad.

Amenazas al redactor jefe de BFM TV
Al parecer, podría tratarse de la misma persona que el pasado viernes amenazó con una pistola al redactor jefe del canal de noticias BFM TV y que, posteriormente, se dio a la fuga. La brigada criminal de la Policía Judicial parisina se ha encargado de la investigación, y ha cerrado la calle y la entrada a las instalaciones para investigar lo sucedido. Está analizando las respectivas cámaras de seguridad de la zona para ver si el autor de los hechos es la misma persona, pero todavía no se ha establecido ningún vínculo entre ambos.

Una persona lee el diario francés "Libération". EFE/Archivo Una persona lee el diario francés "Libération". EFE/Archivo



El director de redacción del diario, Fabrice Rousselot, señaló en una entrevista a la cadena "BFM TV" que el agresor no hizo ninguna declaración antes de disparar. Ese periódico, según su representante, había recibido amenazas en el pasado, pero no tenía razones particulares para tomar medidas especiales de seguridad.

"Atacar el periodismo es atacar un pilar esencial de la democracia", añadió el director de la publicación, Nicolas Demorand, para quien el clima de violencia experimentado contra la prensa "debería alertar al conjunto de la ciudadanía".

El Gobierno refuerza la seguridad
El Gobierno francésha reforzado la seguridad en los principales medios de la capital tras el ataque. El ministro del Interior, Manuel Valls, indicó a la prensa que la movilización policial delante de esos medios se mantendrá como medida de precaución hasta que el autor del tiroteo sea detenido, porque hasta entonces "representa un verdadero peligro". "No hay que minimizar la realidad de un acto odioso de este tipo", señaló Valls a la salida de ese periódico, al que también acudieron la ministra de Cultura, Aurélie Filippetti, y el alcalde de la ciudad, Bertrand Delanoë.

La ministra de Cultura subrayó hoy que es la primera vez que un medio es atacado "de una manera tan monstruosa", y destacó que "más allá del ataque a un pilar de la sociedad democrática, esta violencia es inaceptable, y es necesario que toda la sociedad se movilice". "La prensa, en un gran país como Francia, debería poder ejercer su oficio sin verse obligada a poner verjas en su entrada. El funcionamiento normal en una sociedad democrática es que pueda hacer su trabajo, porque es indispensable", añadió Filippetti.

Condena de Reporteros sin Fronteras
La organización Reporteros sin Fronteras (RSF) también expresó su solidaridad con el fotógrafo herido y con el conjunto de trabajadores de "Libération" y de "BFM TV". "Que un individuo ataque una redacción con un arma de fuego y dispare es simplemente repugnante", declaró RSF en un comunicado. Esa organización por la libertad de prensa, con sede en París, expresó su confianza en las fuerzas de policía para que detengan al autor o los autores de las agresiones "para evitar que dos acciones criminales no se conviertan en una serie cada vez más negra".