La Europa incapaz de afrontar unida la crisis económica o el reto de la inmigración sigue dando preocupantes signos de ensimismamiento, con el crecimiento de la xenofobia como única respuesta a la frustración en varios países, desde España hasta Francia o Alemania. En este último país hasta la canciller alemana, Angela Merkel, con una política restrictiva respecto a la aceptación de inmnigrantes que está abriendo ahora en parte para casos excepcionales, ha sido silbada hoy por hacer un gesto conciliador con los refugiados que están siendo atacados por grupos neonazis.

Visita simbólica tras ataques radicales
La canciller alemana ha sido abucheada por un centenar de vecinos de Heidenau, en el este del país, durante una visita simbólica a un centro de refugiados que fue escenario el pasado fin de semana de violentas protestas neonazis. Entre fuertes medidas de seguridad, Merkel visitó el centro de esta pequeña localidad sajona durante algo más de una hora y al salir exigió "tolerancia cero" contra los xenófobos que atacan a los peticionarios de asilo o los centros donde son acogidos temporalmente. "Hay cero tolerancia frente a quienes cuestionan la dignidad de otras personas. Hay tolerancia cero frente a aquellos que no están dispuestos a ayudar allí donde legal y humanamente está previsto que se ayude", afirmó.











"¡Preocúpate primero de tu propia gente!"
Tanto su comparecencia final ante los medios como su llegada al albergue -un antiguo centro comercial de material de construcción recién acondicionado- estuvieron enturbiadas por abucheos, pitidos y gritos de un centenar de vecinos de todas las edades, desde jubilados hasta madres jóvenes con carritos. "¡Preocúpate primero de tu propia gente!", le reprochó a gritos un hombre mayor, condensando de alguna forma el sentir de algunos vecinos de la zona.
Los grupos racistas han azuzado el miedo a la llegada de refugiados, especialmente en las zonas más deprimidas económicamente, y están teniendo especial éxito en el estado de Sajonia.

Choques con la policía y amenazas a políticos
Los manifestantes de hoy también gritaron "Lügepresse!" ("¡Prensa mentirosa!") a los periodistas, empleando el mismo eslogan que se oía hace medio año en las marchas semanales del movimiento xenófobo Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente (Pegida) en Dresde, la capital de Sajonia. Merkel, por su parte, volvió a asegurar, como hizo el lunes, que es "vergonzoso" y "repulsivo" tener que asistir a hechos como los del pasado fin de semana en Heidenau, donde cientos de manifestantes convocados por el partido ultraderechista NPD protestaron violentamente frente al centro de refugiados. En la madrugada del sábado decenas de neonazis trataron de impedir por la fuerza la entrada de autobuses con peticionarios de asilo, lo que degeneró en choques con la policía en los que los manifestantes arrojaron "piedras, botellas y petardos" a los agentes, causando más de 30 heridos, uno de ellos grave. Desde entonces un fuerte despliegue policial mantiene acordonado el albergue, que debe acoger a hasta 600 refugiados.

El vicecanciller y ministro de Economía, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, ya visitó el lunes el albergue, donde subrayó que "no hay que dar ni un milímetro a esta turba ultraderechista". Esto ha hecho que se multipliquen las llamadas insultantes y amenazantes a la sede central de su partido en Berlín, que ayer fue desalojada temporalmente por una falsa amenaza de bomba.

Las medidas que han desatado la furia
Se prevé que el Gobierno alemán decida este septiembre al menos duplicar las ayudas extraordinarias a los municipios y "Länder" para que atiendan a los peticionarios de asilo, que ya en junio elevo de 500 millones a 1.000 millones de euros. Además, hoy ha anunciado una ayuda urgente de un millón de euros para los refugiados que están cruzando los Balcanes Occidentales y esta semana se comprometió a aceptar a todos los sirios que solicitasen asilo en su territorio, sin pedir su reparto proporcional entre países.

Crisis migratoria en el Este y se recrudece la siempre presente del Sur
Merkel acudirá mañana a Viena a una cumbre sobre los Balcanes occidentales centrada en la actual crisis de los refugiados y a la que asistirá también la responsable de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini. Y a la crisis migratoria del Este se suma la siempre presente desde África. Cerca de cincuenta cadáveres fueron recuperados hoy del interior de la bodega de un barco en el que viajaban junto con otros 400 inmigrantes que fueron rescatados frente a las costas de Libia según confirmó la Guardia Costera italiana. También alertaron de que en las últimas horas se han desplegado en el Mediterráneo diez operaciones de salvamento, de las que cinco ya han concluido con el rescate de más de 1.400 personas.