La Puerta del Sol de Madrid se ha convertido esta semana en dos ocasiones en punto de solidaridad con los líderes del 'próces' catalán encarcelados por impulsar el proceso soberanista en Cataluña.

El miércoles, convocados por la asociación a favor de la autodeterminación de Cataluña 'Madrileños por el derecho a decidir', medio millar de personas coreó consignas a favor de la independencia y el derecho a decidir y este sábado, alrededor de cuatro mil volvieron a pedir la libertad de los presos políticos. 

Durante la primera de las protestas, apareció un grupo de ultras, que coreando cánticos neonazis, intentó reventar la concentración y agredir a los presentes. La policía cargó contra ellos y fueron expulsados de la plaza.

Al terminar la concentración, radicales de izquierdas marcharon en la plaza de Tirso de Molina, próxima a Sol. Allí, algunos trataron de dirigirse por las calles aledañas al Congreso de los Diputados pero la Policía Nacional se lo impedió. Luego, una columna de más de 50 jóvenes ha regresado a Tirso con cánticos como 'Estamos con el pueblo catalán' y 'Aquí están los antifascista'. Varios de los congregados tiraron al suelo tres cubos de basura, que volvieron a colocar algunos de sus compañeros más rezagados.  La Policía Nacionalterminó deteniendo a cuatro jóvenes, uno de ellos, menor de edad.

"España no es un estado fascista"

Laura Nistal, una de las convocantes de la concentración, explicó entonces a ELPLURAL.COM el porqué del acto en apoyo de los líderes condenados. "Estamos aquí para responder a la sentencia de lo que consideramos el juicio de la vergüenza y una sentencia que es contra el movimiento independentista catalán y contra el derecho de movilización y el cuestonamiento al régimen. Por eso pensamos que tenemos que salir en todo el estado a defender esos derechos", dijo. 

Por otra parte, Nistal señaló que el Tribunal Supremo ha juzgado un pensamiento y no unos hechos: "Consideramos que es un juicio político. Han sido juzados por sus ideas, por poner en pie un referéndum y las penas enormes que les han caído son para tratar de evitar que se siga desarrollando lo que es no es más que la voluntad de decidir de un pueblo".

Preguntanda por la contradicción de afirmar que se juzgan ideas y no hechos, ya que existen líderes abiertamente independentistas en libertad y partidos que defienden la autodeterminación de sus pueblos desde el Congreso de los Diputados y que se pueden presentar en todas las elecciones, la organizadora considera que "se han utilizado todos los mecanismos legales posibles para perseguir el movimiento independentista". 

A raíz de la sentencia del Tribunal Supremo, se ha ido moviento en Twitter el hashtag #Spainisafasciststate (España es un estado fascista). A pesar de sostener que en España se juzgan ideas e ideologías políticas, Nistal considera que "España no es un estado fascista tradicional". Sin embargo, matiza: "Está teniendo rasgos autoritarios y que está habiendo un giro represivo que está profundizando en el ataque a las libertades y a los derechos básicos democráticos así que entiendo porque ese hashtag se ha hecho trendig topic".