El primero tiene su origen en el cese que, por Condesa interpuesta, el inefable Ministro Wert firmó la pasada semana y que dejó sin despacho y coche oficial a un histórico genovés de la rama docente. Como alguno recordará, a Xavier Gisbert, director general de Evaluación y Cooperación Territorial, no se le había ocurrido nada mejor que cuestionar (con razón) la legalidad del Convenio suscrito entre la Consejería de la piadosa Lucía Fígar y un extraña Universidad de la costa oeste de EEUU  por el que la primera paga un dineral a la segunda a cambio de facilitar profesores nativos de inglés que la Sra. Condesa Aguirre quiere colocar en su finca territorial. El resultado del cese no se ha hecho esperar y ya están los servicios de recolocación para genoveses descarriados ofreciéndole una Consejería y/o Agregaduría de Educación en el mismísimo USA, es decir Washington D.C.  o New York, dependiendo de su actitud más o menos sumisa. Se da la paradoja de que si al final es agraciado con la primera desalojará del puesto al hijo del aún gobernador del Banco de España y pieza mayor desde la caída de Rato, SA para los genoveses originales y genuinos. De rebote, a falta de destituir a su padre, le dan una patada al hijo. Corren malos tiempos para los Mafos & Alberdis.

El segundo afecta al lobby de Registradores y Notarios porque, como seguramente algunos asiduos de este blog y de su página de cabecera recordarán, la familia Rajoy Brey tiene su propio sublobby (los 4 hermanos Rajoy Brey, incluido el propio Mariano aunque en servicios especiales, forman parte de ese selecto club ). El caso es que ya sea por una o por otra razón difícilmente explicable, la Comisión de la Función Pública, dependiente del inefable Montoro en su versión Beteta,  encargada de analizar y hacer una propuesta de reducción de la burocracia que tanto aburre y paga por ella el sufrido contribuyente, no avanza ni mucho ni poco. Dicen los generalmente bien informados que la causa hay que encontrarla en la Dirección General de Registros y Notariados, centro de culto para los titulares de los citados Registros y Notarías, que llevan decenas de años forrándose a manos llenas y no están dispuestos a dejar de hacerlo. Según rumores genoveses en tramitación, los de esa Dirección General se oponen en redondo a facilitar la vida al contribuyente y hacérsela más barata. Sus papeles, notas simples, escrituras, certificados, etc. están pensados para que se pague por ellos cuantas veces hagan falta y por tanto, la prueba de la carga en la ventanilla cae en el ciudadano pasmado que, a diferencia de Hacienda, tiene que pagar por documentos que ya tiene en su poder la propia Administración. El caso es que como los mal pensados se pueden imaginar, nadie osa llevar la contraria a los de la Dirección General que velan por los intereses de Mariano para que siga con todo el descaro como Registrador de la Propiedad en servicios especiales de Santa Pola y sus alrededores.

Y por último, el tercero, aunque será objeto de un detallado próximo post , tiene que ver con el piadoso adorador nocturno a tiempo completo y presidente del CGPJ y presidente del Tribunal Supremo a tiempo parcial, el siempre austero compulsivo de Carlos Dívar. Tras dispararse los rumores sobre quién podía ser su enigmático acompañante marbellí que compartía con el susodicho mesa, mantel, desayuno y merienda, estamos en condiciones de afirmar que según rumores de toda confianza, podría tratarse de un  familiar cercano al adorador nocturno, que a la sazón también viste toga y cobra por ello, aunque últimamente anda quejándose al propio CGPJ que preside su tito Carlos de que los recortes en sus salarios merman sus capacidades como juez. Lo que no podemos confirmar ni desmentir es que no haya más enigmáticos comensales. Las semanas caribeñas dan para esto y mucho más.

Pinche aquí para acceder al blog Los Genoveses