El pasado martes, el diario ABC aseguraba en su edición impresa que la Banca Privada de Andorra contrató a Baltasar Garzón para desbloquear las cuentas del magnate venezolano vinculado al chavismo, Diego Salazar. Nada más lejos de la realidad. A través de un comunicado de prensa, el exjuez de la Audiencia Nacional aclaraba que nunca había prestado sus servicios a Salazar. Por ello, Garzón aseguró, como avanzó ELPLURAL.COM, que estudiaba interponer las denuncias que fuesen necesarias contra el diario de Vocento por atentar contra su derecho al honor así como por revelar datos contenidos en un procedimiento judicial del que no se ha acordado la apertura del juicio oral.

“La noticia es falsa”
Este jueves, el falso asesoramiento de Garzón a Salazar ha marcado la rueda de prensa que el juez ha protagonizado para promocionar El Fango, obra en la que realiza una radiografía de la corrupción española. Garzón se ha mostrado contundente: “Su periódico dice que yo era abogado de Salazar. No es así. Por tanto, la noticia es falsa”, le ha contestado Garzón a Gabriel Sanz, corresponsal político del diario que edita Vocento.

Garzón, tajante
El exjuez de la Audiencia Nacional también se ha mostrado tajante al afirmar que “no porque algo se diga en los medios esto significa que sea cierto” y ha recordado al periodista de ABC que “hay una regla fundamental del periodismo que es consultar la información al afectado para que diga si es verdad o no”.

Contrastar la información
“Probablemente, si el ABC me hubiese consultado, hubiese sido otra la información y no habría sido necesaria ninguna rectificación ni nada por el estilo. Me sorprendió, pero la verdad es que si uno lee la información, lo que se dice es que dos señores hablaban por teléfono de que iban a contratar al juez Garzón incluso antes de que lo contrataran e incluso antes de que Garzón supiese que le iban a contratar”, ha explicado Baltasar Garzón.

ELPLURAL.COM reproduce de forma literal el diálogo mantenido por el juez Baltasar Garzón y el periodista de ABC Gabriel Sanz:
Gabriel Sanz (ABC): “Yo quería hablar con el señor Garzón no sobre su asesoramiento a la BPA Andorrana (que ya ha habido una aclaración por su parte de que no asesoró directamente a Diego Salazar), pero sí sobre el hecho de que una persona como usted, con su trayectoria, asesore a un banco que estaba en el punto de mira de las policías internacionales, entro otras las estadounidenses, y si no cree que eso contribuye también a generar el fango del que habla en el libro”.

Baltasar Garzón: “No. Yo creo que no. Todo lo contrario. Hay algo que se llama el ejercicio de la profesión de abogado y si fuera verdad el planteamiento que hace en la pregunta, se tendrían que abolir muchos colegios de abogados y el ejercicio del derecho de defensa. Como abogado ya lo he dicho y lo reitero aquí ahora: yo tengo un código ético muy estricto en mi despacho y todos los que están trabajando en el mismo también. Se establecen unos límites infranqueables como supongo que otros bufetes también los tienen. En el mío, los limites están muy claros: el desarrollo de esa defensa se extiende a proteger los interese de los clientes que acuden libremente al despacho.

En ese sentido, ya he explicado sobre el tema del BPA que en diciembre de 2012 se me pidió un dictamen para uno de los clientes que no es Diego Salazar. Ni directa ni indirectamente. Sencillamente no es diego Salazar. ABC dice que yo era abogado de Salazar. No es así. Por tanto es falsa la noticia. Sí que hicimos un informe para un bufete de abogados de Andorra (…) entre diciembre de 2013 y febrero de 2014. Desconozco cuál fue la continuidad de ese asunto y lo he sabido ahora por las publicaciones, de modo que no tengo más que decir (...)

No me lo tome como una crítica sino como una reflexión: hay una regla fundamental del periodismo que es consultar la información al afectado para que diga si es verdad o no. Porque probablemente, si el ABC me hubiese consultado, hubiese sido otra la información y no habría sido necesaria ninguna rectificación ni nada por el estilo. Me sorprendió, pero la verdad es que si uno lee la información, lo que se dice es que dos señores hablaban por teléfono de que iban a contratar al juez Garzón incluso antes de que lo contrataran e incluso antes de que Garzón supiese que le iban a contratar”.

Gabriel Sanz (ABC):  “¿Pero una vez conocidos los hechos se arrepiente de haber asesorado al BPA?”

Baltasar Garzón: “¿Se arrepiente usted de ser periodista?”

Gabriel Sanz (ABC):  No.

Baltasar Garzón: “Pues yo tampoco de ser abogado. Yo ejerzo mi derecho como abogado de una forma transparente, abierta y procurando servir a los clientes que acuden a mi despacho. A mí me gustaría saber por qué no le hacen esa pregunta también a todos los bufetes de abogados de España (…) Yo trabajo de forma absolutamente transparente e impoluta. Y lo voy a seguir haciendo (…)

No porque algo se diga en los medios esto significa que sea cierto. Hay una cosa que se llama presunción de inocencia.