Esta semana ha sido intensa en el despacho de Pablo Ruz. Tanto que algunos de los movimientos que ha realizado el juez de la Audiencia Nacional han pasado casi desapercibidos, pero que tienen una innegable relevancia. El de las relaciones entre la trama Gürtel y la alcaldía de Jerez es uno de ellos.

La UDEF el pasado martes entregó a Ruz un informe que le había pedido semanas atrás. Un informe que en sus largas conclusiones parece contundente, ya que viene  a decir que el ayuntamiento gaditano adjudicó contrataciones a Special Events, una de las empresas de Correa, para la preparación de una serie de stands en Fitur del año 2004 y después generó los documentos necesarios para 'limpiar' esas concesiones.



La UDEF, habría llegado a estas conclusiones estudiando la documentación que se presentó ante el juzgado por parte de varias empresas, que no serían sino propuestas ficticias realizadas por una funcionaria del propio Ayuntamiento y además después creados con posterioridad a las fechas de las concesiones.

Ante estos datos, el juez ha pedido de manera urgente a la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) que realice un informe sobre las posibles irregularidades cometidas en la adjudicación de esos contratos.

Quienes se encuentran en el objetivo de estas investigaciones, de las que venimos informándoles en ELPLURAL.COM, son la propia alcaldesa de Jerez, que también es senadora, María José García Pelayo, y el presunto inspirador, según la policía, de los acuerdos con la Gürtel, Isidro Cuberos, que en estos momentos es consejero de la RTV de Andalucía, pero que fue el jefe de prensa sempiterno de Javier Arenas cuando éste lideró el PP en aquella Comunidad.

Ruz pone la lupa en lo que parece la gruta principal de la Gürtel en Andalucía justo cuando Mariano Rajoy se dispone a poner pie en la ciudad e iniciar así su participación en las elecciones andaluzas. Lo que los grupos de la oposición han aprovechado para pedirle que "dé la cara"... que explique lo que ha estado sucediendo entre su partido y las empresas de Correa.