Sonia Castedo, alcaldesa 'popular' de Alicante, en la campaña electoral de 2011 / EFE-Archivo



En política mandan los votos. Nada más. Con elecciones cerca, todos los partidos manejan encuestas. En las que tienen PP y PSOE de antes del verano , Castedo revalidaría la alcaldía de Alicante por mayoría absoluta. Alberto Fabra habla de líneas rojas mientras su secretaria general busca cómo mantener en su sitio a la doblemente imputada. Decidirá, como siempre, el “dedo divino” de Mariano Rajoy, no el de Alberto Fabra.

Cospedal versus Fabra
La secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha María Dolores de Cospedal, debilitada por el caso Bárcenas y su patética aparición en rueda de prensa queriendo explicar lo inexplicable ante todos, y en directo, ha demostrado que no le importa demasiado que un candidato o un alto cargo de Partido o Gobierno sea imputado. Alberto Fabra, al igual que José Ramón Bauzá en Baleares, se ha encontrado tantas personas imputadas a su alrededor que estableció las famosas “líneas rojas”. Una “galleta” no la sobrepasa, pero una imputación doble, parece que sí.

Un president que ya no pesa nada en Madrid
Después de la reunión entre Barberá y Rajoy la semana pasada en Moncloa, Fabra sabe que ya no cuenta. Pese a todo, ante la nueva imputación de Sonia Castedo, publicada ayer por ELPLURAL.COM, el presidente declaró que “ la alcaldesa de Alicante es quien debe valorar en cualquier momento lo que significa para ella, y para las instituciones, su acta de concejala”. La está echando por pasar la “línea roja”.

Interesan los votos
Pero el problema para que Fabra se pueda mantener en su coherente postura empieza cuando, desde Madrid, buscan a alguien capaz de mover la cantidad de votos que mueve Castedo en Alicante, y no lo hay. Miguel Valor, el concejal más veterano del Consistorio, convoca a pocos votantes. En cualquier caso, tendría el bastón hasta que el PP nombrara candidato oficial a las elecciones de mayo. Hay pocas posibilidades ya que el vicealcalde Andrés Llorens o el concejal Juan Seva están imputados en otros casos judiciales. Aún así habría  otras alternativas, como la de la consejera de Bienestar Social, Asunción Sánchez Zaplana, o la diputada Macarena Montesinos. Pero… Cospedal, no quiere.

Una parte del PP se ha hartado
Una parte del PP valenciano con importante peso específico en el total del Partido, considera “indignante” el tema de Sonia Castedo, su descaro y su prepotencia. Quieren que deje su responsabilidad en Alicante y entregue el acta antes de que se convoquen elecciones. De hecho, están presionando a Fabra para que la obligue de forma expresa. Cospedal, perfectamente conocedora de todo esto por la propia Castedo, ni sabe ni entiende, y está buscando la forma menos dolosa para que la alcaldesa aguante el tirón, y se vuelva a presentar a las elecciones. Es la única garantía de victoria que cree tener el PP en Alicante.