El periodista Juan José Millás pide desde su columna en El País un mayor activismo a los sindicatos, a los que reprocha que “huyen como de la peste” de un protagonismo en un tiempo de “paro, exploración y supresión de derechos laborales”; de “políticas de extrema derecha, con atentados gravísimos a las libertades individuales”.

Luces de neón de la izquierda
Millás no entiende tampoco el inmovilismo de la sociedad y cree que “los partidos de izquierda deberían brillar como el neón en las encuestas de intención de voto”, que aunque muestran una caída significativa del PP no le castigan aún lo suficiente.

Mentiras a granel
“En una época de mentiras públicas diarias, lanzadas a granel en los telediarios, en las emisoras de radio y hasta en el Congreso de los Diputados, la verdad debería declararse Patrimonio de la Humanidad o ser objeto al menos de los cuidados de las especies en extinción”, escribe Juan José Millás en su columna.

Los defensores de la vida deberían incinerarse a lo bonzo
El periodista no comprende la pasividad ante la muerte de inmigrantes que intentan entrar en España, y lo que es peor ante los acciones que provocan esas muertes, como los disparos de pelotas de goma. “Los que se llaman a sí mismos defensores de la vida deberían incinerarse a lo bonzo ante el Ministerio del Interior para poner en evidencia el cinismo gubernamental”, afirma Millás

Debería hacer colas en la mañana en los quioscos de prensa
“En una época en la que los bancos roban a sus clientes, en la que a los políticos se les descubren cuentas en Suiza un día sí y otro también, en la que los enfermos agonizan y mueren en los pasillos de los hospitales, en la que el peso de la carga fiscal cae sobre las clases medias y bajas, y en la que se amnistía a los defraudadores de gran tonelaje, el periodismo de denuncia debería conocer uno de sus momentos de gloria: deberíamos hacer cola por la mañana, a la espera de que abrieran los quioscos, para conocer el escándalo del día”, añade Millás.