Los guardias civiles han encajado mal la reunión del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, con el exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato en un despacho del Ministerio, el pasado 29 de julio, en medio de la investigación judicial por su actuación en Bankia, y unos días antes de que se desvelaran los indicios de un delito de blanqueo de capitales en el extranjero.

¿Pacto de silencio?
El sindicato Unión de Guardias Civiles (UniónGC )ha criticado duramente el encuentro del ministro con Rato, en declaraciones a ELPLURAL.COM. Esta organización se pregunta si detrás de este encuentro del ministro "con un presunto delincuente, que ha sido, además, autor en gran medida del descalabro económico de este país",  puede haber "un pacto de silencio" para evitar que salgan más cosas a la luz. "¿O es que el ministro se deja asesorar económicamente por este individuo?, añade Unión GC, que le exige "explicaciones".

La AUGC exige la dimisión de Fernández Díaz
Por su parte, la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) ha exigido la dimisión Jorge Fernández Díaz. En un comunicado, difundido por la SER, esta asociación critica que el ministro del Interior recibiera a Rato el pasado 29 de julio en su despacho oficial tratándose de una persona "que ha protagonizado uno de los casos de mayor alarma social en nuestro país".

Al reunirse de manera oficial con "una persona investigada por unos gravísimos delitos de corrupción" asume "unas enormes responsabilidades públicas de las que debe responder", apunta la AUGC en su comunicado, en el que se acusa al ministro de dejación de sus funciones. "No asiste a los plenos de los Consejos de la Guardia Civil ni afronta los graves problemas internos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado", critica la asociación.