El obispo de Alcalá, Juan Antonio Reig Pla , ante la mirada de Ignacio Arsuaga, presidente de HazteOir El obispo de Alcalá, Juan Antonio Reig Pla , ante la mirada de Ignacio Arsuaga, presidente de HazteOir



Los votantes del PP pueden sentirse decepcionados por los incumplimientos de Mariano Rajoy en materia de empleo, fiscal, corrupción, deuda pública... Uno de los sectores de sus votantes tradicionales que más defraudado se está mostrando es el de los activistas católicos, en los que se apoyó además el PP para hacer oposición a Zapatero en la calle, se han desmarcado ahora de Génova 13 después de la paralización de la reforma del aborto.

Alianza tradicional con el PP
La Iglesia católica ha pedido el voto para partidos 'pro-vida' antes de cada cita electoral en los últimos años, metiendo al PP en esa categoría de manera implícita o explícita. Ahora el distanciamiento amenaza con traducirse también en votos. En unos premios organizados por la Fundación Logos, vinculada a los Legionarios de Cristo, el obispo de Alcalá, Juan Antonio Reig Pla, aprovechó para decir que es "urgente" trabajar en España "por la familia, el matrimonio y la vida".

Reig Pla invita a "inaugurar otras realidades" políticas
Según recoge la propia web del episcopado en la ceremonia celebrada este lunes Reig Pla fue preguntado sobre la representación política de los católicos y explicó que éstos "tienen que repensar cuál es su responsabilidad en cuanto a regenerar partidos que ya existen e incluso inaugurar otras realidades que puedan dar respuesta a que el voto católico pueda hacerse con todas las garantías para sostener los pilares esenciales sobre los que descansa la sociedad". Esos valores son, según él, la vida "desde el momento de la fecundación hasta la muerte natural", "la educación en libertad", "el bien del matrimonio" y "la familia". "Si los partidos tradicionales no responden, habrá que pensar en nuevos partidos que sí respondan a estas exigencias", alertó.

Formaciones a la expectativa
Partidos como Alternativa Española, que disputa tradicionalmente el voto católico al PP con poco éxito, o Vox, la reciente escisión del partido de Rajoy liderada por Santiago Abascal, han visto en la paralización de la reforma del aborto una oportunidad para hacerse un hueco en el escenario electoral de la derecha. Pero también se ha apuntado la posibilidad de que surjan nuevas formaciones auspiciadas directamente por la Iglesia y organizaciones católicas.