La dimisión del ministro de Justicia, Alberto Ruíz Gallardón, debido a la retirada de la reforma sobre la Ley del Aborto que en su día prometió llevar a cabo el Partido Popular podría significar la ruptura definitiva de la derecha española. Desde el pasado miércoles, el conjunto de los colectivos ultracatólicos estudian qué alternativas políticas podrían plantear de cara a los próximos comicios electorales (las municipales y autonómicas se celebrarán en mayo de 2015) con el objetivo de defender en las instituciones los principios básicos de su ideario católico.

¿Vox o un partido nuevo?
Según ha podido saber ELPLURAL.COM, son dos las principales opciones que dichos colectivos sopesan llevar a cabo. La primera de ellas tiene como protagonista a Vox, el partido liderado por Santiago Abascal. Nacido hace siete meses, grupos como Hazte Oír o Derecho a Vivir se inclinarían por promocionar una formación política que en las pasadas elecciones europeas ya obtuvo 244.928 votos, quedándose a poco menos de 50.000 papeletas para obtener un escaño.

Vox se ofrece
De momento, Abascal ya se ha ofrecido públicamente a los “huérfanos” y “abandonados” por el Partido Popular para encabezar una alternativa que no se someta y se acobarde ideológicamente ante la cultura de la izquierda española”.

Un nuevo partido de ultraderecha
Pero la de Vox no es la única alternativa posible. Otros movimientos como el Foro de la Familia o E-Cristians parecen decantarse por la formación de un nuevo partido político que represente a rajatabla la aplicación de la doctrina social de la Iglesia católica y promueva la ley natural. “Organicémonos y actuemos desde ahora para negar todo voto al PP y al presidente Rajoy en el próximo ciclo electoral, municipales, autonómicas y generales”, ha llegado a decir el presidente de E-Cristians, Josep Miró i Ardèvol.

Dar la batalla al PP
Lo que está claro es que los “provida”, tienen decidido dar la batalla a un Partido Popular incapaz de derogar ninguna de las leyes sociales que en su día aprobó el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero como la que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo o regulariza el aborto.

Al menos un millón de votantes
Fuentes cercanas a estos grupos próvida aseguran a ELPLURAL.COM que al menos un millón de personas podrían recalar en un partido político que aglutinase al conjunto de colectivos católicos y contase con el visto bueno de la Conferencia Episcopal. Algo que a tener de las últimas declaraciones de numerosos obispos estaría asegurado siempre que existiese consenso entre la opción política a la que apoyar.

La primera batalla, este domingo
“Lo que está claro es que no vamos a volver a votar al PP, ni nos vamos a quedar impasibles ante el incumplimiento de promesas electorales que son irrenunciables para el conjunto de los católicos”, expone a este periódico un dirigente antiabortista que anuncia que la primera batalla la darán el próximo domingo los obispos y sacerdotes en las homilías que dirijan a sus fieles.

La jornada clave
La jornada del 22 de noviembre también será clave para el futuro de una hipotética formación política que se sitúe a la derecha del Partido Popular. Ese día, todas las asociaciones antiabortistas de España han convocado una manifestación contra Mariano Rajoy y a favor de retomar la reforma impulsada por Alberto Ruíz Gallardón. Una manifestación a la que previsiblemente acudirán numerosos obispos españoles y en la que esperan recabar el apoyo de miles de ciudadanos para demostrar al Partido Popular su fortaleza.

El pistoletazo de salida
De ser un éxito, hay quien apunta que esta manifestación sería el pistoletazo de salida a la nueva formación política que pretende situarse a la derecha del Partido Popular y aglutinar la mayoría del voto católico. Hasta entonces, los ultracatólicos tienen dos meses para reorganizarse y superar viejas rencillas. Un periodo en el que los medios de comunicación propiedad de la Conferencia Episcopal, como la cadena COPE o 13 TV, piensan echarles una mano en la promoción de sus ideales aún a riesgo de perder el favor del que siempre han gozado por parte del Gobierno.