El Gobierno de Rajoy impulsó su reforma educativa, conocida popularmente como la ley Wert, según dijo, para mejorar los resultados académicos y el abandono escolar. El último informe de la OCDE, conocido este miércoles, constata que España no ha corregido las desigualdades sociales en el ámbito educativo y que justo por esta razón España sigue estando a la cola.

El PSOE denunció la política "segregadora"
El PSOE ha denunciado en reiteradas ocasiones que la reforma educativa de Rajoy es “segregadora, discriminatoria y sanciona la desigualdad” y que el Gobierno del PP “aprovechó la crisis para demoler el modelo social”.

Los niños pobres tienen más bajo rendimiento
Según advierte la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en su informe, un estudiante socieconómicamente desfavorecido tiene una probabilidad hasta tres veces mayor de tener un bajo rendimiento, a la vez que el alumno que acude a un colegio concertado y de mejor nivel social tiene una probabilidad menor de sacar malas notas que los que asisten a otros centros. Durante los gobiernos populares, en la Nación o las autonomías, el PP ha promovido el modelo de concierto con colegios privados en detrimento de los públicos.

El informe, titulado "Estudiantes de bajo rendimiento. Por qué se quedan atrás y cómo ayudarles a tener éxito", está basado en el rendimiento de los estudiantes de 15 años en el informe PISA 2012, una evaluación que mide su nivel en matemáticas, ciencias y lectura.

En su documento, recogido por EFE, la OCDE alerta de que un bajo rendimiento en la escuela conlleva a un mayor riesgo de abandonar los estudios y más dificultad para conseguir trabajos bien remunerados, y todo ello puede tener "consecuencias severas para los estudiantes y para la sociedad en su conjunto".

La bendecida escuela concertada
Según la OCDE, en España la probabilidad de tener un bajo rendimiento es 2,6 veces mayor entre el alumnado que no acude a colegios favorecidos socieconómicamente ("después de ajustar por el estatus socioeconómico de los estudiantes", recalca el informe), mientras que esa media de la OCDE es de 11,3 veces.

Los estudiantes de colegios concertados, de media, tienen una probabilidad 33 % menor de tener bajo rendimiento que los que asisten a centros públicos, tras ajustar también "el estatus socioeconómico" de los alumnos.

El estudio destaca que el 40% de los estudiantes de familias desfavorecidas en España tuvo un bajo rendimiento en matemáticas en 2012, mientras que solo un 8% de los alumnos favorecidos no alcanzó en esa materia el nivel 2, que para la OCDE es el nivel básico de conocimiento que se requiere para participar plenamente en una sociedad moderna.

Al igual que en la media de la OCDE, los estudiantes españoles de bajo rendimiento pierden clase con mayor frecuencia, dedican menor tiempo a deberes y son menos perseverantes.

España, a la cola
En 2012, el 24% de los estudiantes de 15 años de España tuvo un bajo rendimiento en matemáticas (23% en OCDE), y un 10% en las tres materias evaluadas (matemáticas, ciencias y lectura) cuando en la OCDE ese porcentaje fue del 12%. Más de 95.000 estudiantes españoles tuvieron un bajo rendimiento en matemáticas y unos 42.000 tuvieron un bajo rendimiento en las tres materias citadas.



De acuerdo a una estimación reciente de este organismo, si todos los estudiantes españoles de 15 años alcanzaran el nivel básico de rendimiento en PISA, el PIB en 2095 podría ser un 15% más elevado.

Por otro lado, un 29% de los estudiantes de 15 años asiste en nuestro país a escuelas donde un 30% o más de los alumnos tiene un bajo rendimiento en matemáticas y un 6% acude donde la mitad o más de los estudiantes tienen un bajo rendimiento.

¿Recursos o recortes?
La OCDE ofrece en su informe un plan para reducir el bajo rendimiento, aunque resalta que "el primer paso" para los gobiernos es hacer del bajo rendimiento "una prioridad educativa" y convertirla en "recursos adicionales".

La OCDE plantea disminuir las desigualdades en el acceso a la educación preescolar y limitar separar alumnos por nivel académico.

Más deberes, menos rendimiento
Los estudiantes españoles con bajo rendimiento dedicaron más tiempo a las tareas escolares en casa que los del resto de países. Así, en 2012, los alumnos españoles de bajo rendimiento en matemáticas dedicaron de media 4,7 horas a la semana a hacer deberes (3,5 en la OCDE); mientras que los estudiantes con un rendimiento por encima del nivel básico de aptitud (Nivel 2) dedicaron siete horas a la semana (frente a las 5,3 de media).

Oxfam también advirtió de la desigualdad
En enero pasado, Oxfam Intermon advertía, en su informe titulado "Una economía al servicio del 1%", que España es el país de la OCDE en el que más ha crecido la desigualdad desde el inicio de la crisis, tan solo por detrás de Chipre y superando hasta en catorce veces a Grecia.

La ONG aseguraba que la pobreza y la exclusión en España han aumentado "de manera alarmante" en los últimos años, con 13,4 millones de personas en riesgo de exclusión en el año 2014 (el 29,2% de la población española).

La distancia entre ricos y pobres ha crecido y en 2015 el 1% de la población concentró tanta riqueza como el 80% de los más desfavorecidos. "La fortuna de sólo veinte personas en España alcanza un total de 115.100 millones de euros", explicaa el informe de Oxfam.