Desde el pasado sábado, dos titiriteros permanecen encarcelados de forma preventiva y sin fianza tras haber sido acusados de enaltecimiento del terrorismo. Todo ello a raíz de la exhibición de una pancarta con el lema "Gora ALKA-ETA" durante el espectáculo infantil que representaban en Madrid en las fiestas de Carnaval.

Una decisión adoptada por Ismael Moreno Chamarro, magistrado de la Audiencia Nacional, que ha generado enorme controversia en el ámbito político, artístico y judicial de nuestro país. Sin ir más lejos, desde Jueces para la Democracia consideran que estamos ante una decisión “jurídicamente criticable” ya que “lo ocurrido no es un caso de enaltecimiento del terrorismo, sino una crítica a la instituciones del Estado amparada por la libertad de expresión, con independencia de que la obra, que es de ficción, guste o no”.

Al margen de la valoración expresada por Jueces para la Democracia, sorprende también la doble vara de medir de la Justicia si se comparan las graves consecuencias que ha supuesto a los titiriteros la exhibición de la citada pancarta, frente a la impunidad con la que algunos radicales han amenazado de muerte a dirigentes del PSOE, Podemos o Izquierda Unida en los últimos años. Amenazas que también las ha sufrido una víctima del terrorismo, Pilar Manjón, sin que la Justicia haya actuado con la contundencia que se espera frente a quien promueve públicamente un asesinato.

 



Amenazar de muerte a un alcalde sólo es una “falta”
El pasado 27 de enero, la Justicia archivó el procedimiento contra el radical de extrema derecha que amenazó de muerte al alcalde socialista de la localidad madrileña de San Sebastián de los Reyes. “Narciso deberíamos meterte una bala en la cabeza. Traidores no” o “que pena no poder meterte un tiro en la cabeza. Asco que me das”, son algunas de las amenazas que el dirigente socialista recibió a través de Twitter el 23 octubre de 2013 por parte del usuario @deverdevengo.

El alcalde del PSOE, entonces portavoz de la oposición, denunció ese mismo día los hechos. Se inició entonces un largo proceso judicial que ha acabado en nada. Pese a que Romero tuvo que estar sometido a vigilancia policial durante varias semanas, la Justicia consideró que los hechos enjuiciados no eran constitutivos de un delito. Al tratarse de un juicio “por faltas” y tras la entrada en vigor del nuevo Código Penal que las despenaliza, se optó por archivar el procedimiento.

Mensaje publicado por el torero Gabriel Picazo en su perfil de Facebook



 

La Justicia no actúo frente a quien quería convertir en “abono” a los de Podemos
Aún más directas fueron las amenazas que recibieron los simpatizantes y votantes de Podemos por parte del torero Gabriel Picazo en abril de 2014. Hijo de María Josefa Aguado (en la actualidad diputada del PP en la Asamblea de Madrid), Picazo lanzó la siguiente advertencia en su página personal de Facebook: “Querremos convertir en abono para las cunetas a toda esa panda de rojos radicales”.

“Digo bien alto y bien claro, tiene perdón el ignorante y el enfadado, pero el que apoya de manera osada a esta panda (en referencia a Podemos), para mi, igual seguro que mi gente y yo para ellos es esto: Podemos abona cunetas”, afirmó el torero sin que la Justicia actuase de oficio. Días después, Picazo justificó su comentario alegando sufrir “acoso y maltrato” de los antitaurinos.

 



No se detuvo a quien propuso violar a la familia de Garzón
El portavoz de Izquierda Unida en el Congreso de los Diputados, Alberto Garzón, también sabe lo que significa ser objeto de gravísimas amenazas en las redes sociales. En octubre de 2013, el dirigente comunista recibió, entre otros muchos mensajes, la siguiente advertencia en Twitter: "Con lo barato que sale asesinar y violar, deberíamos asesinarte a ti y después violar a todas las mujeres de tu familia".

Garzón denunció las amenazas en comisaría y también ante la prensa. Pronto se supo que uno de los autores era un militante de Nuevas Generaciones de Madrid, Jaime A. Mora, quien afirmó lo siguiente: "Pensándolo bien, matarte a ti o a todos los de tu calaña nos va a salir igual de caro! Igual no va a ser tan malo...". Ni que decir tiene que Mora no fue detenido.

 



Pasividad de la Fiscalía frente a las amenazas que sufre Manjón
Pero si alguien ha sufrido amenazas en este país ésta ha sido la presidenta de la Asociación 11M Afectados del Terrorismo, Pilar Manjón. Como ejemplo, basta con recordar esta escena que Manjón relató a ELPLURAL.COM: “Estoy en mi coche parada. De repente, desde el vehículo de delante sale un energúmeno, pega unos golpes en el cristal y me dice que me va a matar”.

Frente a la pasividad de la Fiscalía, a Manjón le han llegado a poner “puta” en su vehículo particular, le han mandado mensajes diciendo que su hijo “está bien muerto”, o le han acusado en la vía pública de ser una “roja” o una “hija de puta”. Tanto es el acoso sufrido que el pasado mes de junio Manjón reconoció a este periódico temer por su asesinato: “Cada día tengo más claro que van a ir por mí. En cualquier momento (…) Y después de que me maten, la cebada al rabo, como dicen en mi tierra”.