El Tribunal de Cuentas detectó irregularidades en las subvenciones otorgadas por el Ministerio del Interior a las asociaciones de víctimas del terrorismo en 2012. El órgano fiscalizador señaló dudas sobre el reparto de fondos, la selección de entidades beneficiadas y su control posterior para comprobar que se daba a los fondos el destino planteado. Pero el asunto ha pasado desapercibido porque, según fuentes del entorno de las víctimas consultadas por ELPLURAL.COM, algún medio dio la información sobre el informe sin decir claramente que las asociaciones afectadas eran las de las víctimas del terrorismo.

Irregularidades en todas las partidas investigadas
Según el informe del Tribunal de Cuentas, de mayo pasado, todas las partidas investigadas contienen alguna irregularidad, pero aún no se ha aclarado qué se hará al respecto. Según una información del diario Gara, recogida en el blog de Roberto Manrique, víctima de ETA, Interior no ha respondido a sus preguntas sobre estos casos ni sobre cómo enfocará las futuras subvenciones para evitar posibles ilegalidades.

De acuerdo con el estudio de los técnicos del Tribunal de Cuentas, no se establecieron requerimientos claros para presentar las solicitudes de ayudas ni plazos; se estableció la condición de que las agrupaciones debían “acreditar la capacidad para el desarrollo de la actividad y la experiencia operativa suficiente, disponiendo de la estructura organizativa adecuada”, pero esto no se comprobó antes de dar las subvenciones.

El informe, en su apartado referido a las asociaciones de víctimas (a partir de la página 19),  incluye el caso de una organización que obtuvo cuatro puntos sobre veinte dentro del criterio que puntúa las actividades previas realizadas y la capacidad organizativa y aun así recibió la subvención. El resto de las solicitudes de otras asociaciones obtuvo una media de doce puntos.

Interior no comprueba el uso que se da a los fondos
El Tribunal de Cuentas desvela que el Ministerio del Interior, que dirige Jorge Fernández Díaz, no cuenta con ningún mecanismo de fiscalización para comprobar que las asociaciones realizan las actividades para las que se les concede las ayudas económicas.

"Hay personas en las listas que no han sido reconocidos como víctimas"
Según explica el Tribunal de Cuentas, hay casos en los que no se cumplió la condición de que las asociaciones informaran sobre el número de asociados, porque algunas asociaciones se negaron a dar el listado de sus miembros. Según ha denunciado Roberto Manrique, víctima de ETA, antiguo delegado de la AVT en Cataluña y un activista por los derechos de las víctimas, “en muchas de estas listas aparecen nombres y apellidos de personas que no tienen el reconocimiento oficial como víctimas del terrorismo. Hay entidades que incluso sus presidentes o portavoces no son víctimas, pero ninguna administración se atreve a hacer nada al respecto”.