El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha subrayado hoy que una declaración unilateral de independencia de Cataluña no supondría su expulsión de la Unión Europea sino la propia "autoexclusión" de la UE por parte de esta comunidad, cuyas pensiones podrían caer hasta el 44%.

De nuevo "el corralito"...
En su debate en 8TV con el presidente de ERC, Oriol Junqueras, Margallo ha advertido además de que la independencia catalana traería "el corralito", la "fuga de depósitos" y otros efectos negativos económicos entre los que ha citado una bajada de la pensión media de los catalanes de entre 350 y 400 euros al mes o la subida del paro del 19 al 37 por ciento.

... y más reveses económicos
Además ha subrayado que con el "efecto frontera" el comercio exterior en Cataluña registraría fuertes caídas como ha ocurrido en otros países -como el de Eslovaquia y Chequia, que bajó el 66%- y también conllevaría el desplome de la recaudación tributaria y el aumento de las prestaciones por desempleo. García-Margallo, que ha expresado en este debate su fuerte preocupación y el "dolor" que le produce como a muchos españoles que haya catalanes que quieran "romper" la concordia que trajo la Constitución de 1978, ha advertido de que los bancos catalanes no podrían estar supervisados por el BCE, que no podría acreditar su solvencia, y no tendrían por tanto liquidez ordinaria.



"Autoexclusión" de la UE
Ante el argumento de Junqueras de que la UE no va a excluir a Cataluña, Margallo ha dicho que el líder de ERC "tiene razón" pero, ha aclarado, porque "quien se iría de casa es Cataluña". Ha recordado así que el propio presidente de la Comisión, Jean Claude Juncker, ha dado una respuesta "clarificadora" al respecto, la de que si Cataluña declara su independencia sale de la UE "desde el minuto cero" y en ese caso "no hay expulsión" sino "autoexclusión". El ministro, que ha considerado que Junqueras es "probablemente" el dirigente político "más coherente" de la candidatura de Junts pel Sí, ha insistido en cualquier caso que hay que explicar las consecuencias que tendría la independencia de Cataluña. Así, ha señalado que hay que explicar "qué pasa" en el mercado laboral, con las pensiones, con la moneda o "si va a haber corralito o no". "Lo que me preocupa es la situación del ciudadano concreto, soy personalista", ha insistido el ministro, quien ha asegurado que sus afirmaciones sobre las consecuencias económicas "no son amenazas".

"Te vas a dar una galleta"
Además ha apuntado que si unos amigos suyos "quieren tirarse por un puente" él les intenta disuadir aunque esté "abajo para ayudarles" cuando caigan. Después ha vuelto a recurrir al símil del puente para dirigirse a Junqueras y advertirle: "Te vas a dar una galleta monumental". El ministro ha insistido en defender que la ciudadanía europea va ligada a la nacionalidad de uno de los Estados miembros, y ha advertido de que con la independencia "se renuncia a la Constitución y a todas las leyes que traen causa" tras ésta y, "por lo tanto", se renuncia "a la nacionalidad originaria". "Es absurdo tener una república independiente con 7,5 millones que tengan nacionalidad española", ha continuado Margallo en su respuesta al líder de ERC. También ha insistido en que España tiene "peso" en la UE e importante presencia en Iberoamérica. "¿Por qué van a perder eso?", le ha preguntado al líder de ERC, al que también ha dicho que "en España se les quiere" a los catalanes.

Junqueras habla de "profecías apocalípticas"
Por su parte, el presidente de ERC y número cinco de la lista Junts pel Sí en las elecciones catalanas, Oriol Junqueras, ha asegurado que las "profecías apocalípticas" del Gobierno central sobre las consecuencias que tendría la independencia de Cataluña "chocan con la realidad". Así, ha asegurado que en el último semestre Cataluña ha registrado un "récord histórico de inversión extranjera en Cataluña" y un "récord de exportaciones" al exterior. Se ha mostrado también convencido de que no se impondrían aranceles de ningún tipo, porque ninguna de las dos partes estaría "interesada" en ello, y ha rechazado las comparaciones "inapropiadas" con las independencias de los Estados exsoviéticos.

Aplaude el ejemplo argelino
Junqueras ha aprovechado las declaraciones radiofónicas de ayer del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para subrayar que "ha quedado claro" que ningún catalán perdería la nacionalidad española en una Cataluña independiente, a menos que renunciasen a ella "explícitamente", y mantendrían su ciudadanía europea. Después de que Margallo esgrimiese el caso de la independencia de Argelia, Junqueras ha considerado "delicioso" este ejemplo, porque todos los ciudadanos que eran franceses y querían conservarla, pudieron hacerlo, como el novelista Albert Camus, y porque este ejemplo traza una comparación con las "relaciones entre una metrópoli y una colonia". "No le vamos a quitar la nacionalidad a nadie y sería lamentable que el Gobierno español la quisiera quitar", ha recalcado.