El PP dejará de gobernar en la Comunidad Valenciana. Así lo indican las últimas encuestas que ha recogido Llorente y Cuenca en un macroestudio electoral que vaticina un vuelco total en el mapa autonómico que tras las Municipales y Autonómicas de 2011 se inclinó "desmesuradamente" hacia el PP. Este informe sobre el "reparto del poder territorial en 2015" al que ha tenido acceso El Confidencial pronostica la debacle de los populares no sólo en Valencia, también en Castilla-La Mancha, Extremadura, Madrid o Cantabria. Está basado en estimaciones sobre datos de campo de las encuestas recientes del CIS y matizado por encuestas a nivel local y autonómico publicadas por diferentes medios de comunicación en los últimos meses.



El PP, en manos de UPyD
Según este estudio la fragmentación política es cada vez mayor y serán necesarias las coaliciones para gobernar. Al PP, en el mejor de los casos, sólo le quedará la opción de sumar con UPyD si quiere mantenerse en el poder. Podría pasar en Murcia donde ha gobernado por mayoría absoluta durante décadas: una de las hipótesis que se baraja es que se quedase en minoría y dependiese de un eventual pacto con la formación magenta. En Castilla y León, Aragón y La Rioja será necesaria la coalición con UPyD y los partidos regionalistas (en el caso de las dos últimas comunidades), para mantenerse en el poder.

Cospedal cae en Castilla-La Mancha
La izquierda ganaría muchas comunidades populares y Podemos se convierte en una fuerza imprescindible para gobernar. En Castilla-La Mancha, el feudo de la número dos del PP, el PSOE obtendría el mayor número de escaños, por encima del PP y los de Pablo Iglesias se estrenarías en el parlamento regional alcanzando entre dos y cuatro diputados.

Varapalo en la Comunidad Valenciana...
El mayor varapalo electoral se lo llevaría el PP en la Comunidad Valenciana, donde pierde por goleada la cómoda mayoría absoluta que obtuvo en las últimas elecciones autonómicas. Ni siquiera sumando con UPyD logrará mantenerse en el Gobierno. La coalición PSOE (26-28), Podemos (15-20), Izquierda Unida (6-7) y Compromís (6-10) acabaría con la hegemonía de la derecha, que lleva gobernando ininterrumpidamente en la Generalitat desde 1995.

Rita Barberá podría mantenerse en la alcaldía de Valencia pero sólo con la ayuda de UPyD.

...y Madrid en serio peligro
La debacle en Madrid también es tremenda, aunque, en este caso, tiene la opción de gobernar con los de Rosa Díez, en función del número de escaños final. El PP obtendría entre 51 y 55 escaños y UPyD entre 11 y 14 diputados, un resultado que no excluye la coalición de izquierdas: Podemos (25-30), PSOE (24-27), e Izquierda Unida (10-14). Lo mismo pasa en el Ayuntamiento, donde en función de hacia donde se mueva la horquilla, se podrá formar gobierno. Lo que está claro es que las cómodas mayorías absolutas del PP han pasado a la historia.



A IU le cuesta caro su apoyo a Monago
El pacto antinatura del PP e IU en Extremadura le podría costar caro a la formación de izquierdas que podría quedarse sin representación al quedarse por debajo del 5% necesario de votos. Así lo pronosticaba una encuesta de ámbito local recientemente publicada. Allí ganaría el PSOE con una horquilla de entre 26 y 29 escaños y Podemos entraría con de 4 a 7 representantes. La formación de Pablo Iglesias fagocitaría de facto a IU, un temor creciente en la coalición, tal y como contamos el pasado 10 de octubre en ELPLURAL.COM.

En Navarra, la UPN de Yolanda Barcina seguiría siendo primera fuerza en un escenario muy fragmentado en el que, sin embargo, la suma de NaBai, Bildu, IU y PSOE podría poner en peligro, una vez más y como en anteriores elecciones, su gobierno.

En Asturias, el PSOE seguiría gobernando, en coalición con Podemos e IU.

Los votantes del PP le dan la espalda...
El votante del PP, que se ha mantenido siempre muy fiel, empieza a desconfiar de su partido. Según el estudio 4,8 millones de votantes han abandonado al partido de Rajoy desde 2011 y se han situado en lo que llaman "bolsa de nuevos indignados"

...y en general a todos los partidos
La fidelidad hacia los partidos tradicionales, en general, se ha resentido. La mitad de los votantes de las Generales de 2011 no volvería a optar por el partido que votó, asegura el informe que añade que se trata de un fenómeno que afecta a todos los partidos, una circunstancia "inédita".

El PSOE recupera a los abstencionistas de 2011
Las encuestas pronostican una importante transferencia de votos del PSOE e IU hacia Podemos. Los de Pablo Iglesias ganan la partida a esta última formación mientras que, en el caso del PSOE, no se nota tanto porque ha logrado que vuelva a confiar en él una parte de sus tres millones de abstencionistas que le dieron la espalda en 2011.

Sobre el efecto Podemos, el estudio señala que está por ver cómo les afecta convertirse en un partido centralizado y pasar de la "fase de emisión de críticas al sistema (en lo que se ha mostrado tremendamente eficaz) a la elaboración de propuestas programáticas concretas". Por el momento, son los más jóvenes los que apoyan a esta reciente formación. Es el partido según el CIS de julio de 2014 con más intención de voto entre los menores de 55 años.

En generales, el PP ganaría pero la suma de la izquierda le supera con creces
El estudio incluye una proyección de la intención de voto utilizando los datos del CIS de intención de voto y simpatía. El PP sería la fuerza más votada pero su caída ha sido en picado como se puede ver en el gráfico. El PSOE es la segunda fuerza pisándole los talones y Podemos, con un 19,5 de los votos ocuparía la tercera plaza. IU y UPyD se mantienen ligeramente por encima de los resultados de 2011. Pese a que el PP sería el más votado, la izquierda le superaría en escaños por lo que sería difícil que pudiera gobernar.



A la espera de un nuevo CIS
El lunes sale un nuevo estudio del CIS que incluye datos sobre intención de voto y que ha encendido todas las alarmas en el PP y el PSOE tal y como avanzamos en ELPLURAL.COM. Y es que, según este nuevo estudio, Podemos habría conseguido superar a ambos partidos en intención directa de voto.