Según documentos que el propio Banesto entregó a la Audiencia Nacional, y a los que ha tenido acceso ELPLURAL.COM, entre 2003 y, al menos, hasta septiembre de 2010, el Banco Español de Crédito, a través del departamento de Comunicación del banco y también de su Fundación, contrató diversos servicios con varias empresas de Ana Gutiérrez, esposa de Jesús Merino, ex consejero de Fomento del Gobierno de Castilla y León. Los contratos por parte de Banesto los firma José Juan Pérez-Tabernero, que también fue consejero del Gobierno de Castilla y León, en este caso de Economía.

Una amistad personal tras la firma de los contratos
Aunque no coincidieron en el mismo Gobierno, ya que Pérez-Tabernero entró como consejero poco después de la salida del gobierno castellanoleonés de Merino, ambos son amigos, igual que lo es Pérez-Tabernero de Ana Gutiérrez. Jesús Merino está imputado en la investigación de la trama Gürtel como sospechoso de haberse enriquecido con comisiones a cambio de facilitar información privilegiada sobre  adjudicaciones de obras públicas en Castilla y León, así como por informes falsos o con contenido irrelevante y genérico por los que se pagaban importantes cantidades de dinero que superaban en mucho su valor real. Estos datos contra Jesús Merino han sido facilitados a la Audiencia Nacional por parte de  la Oficina Nacional de Investigación del Fraude de la Agencia Tributaria (ONIF).

Jesús Merino, Juan Vicente Herrera y Mariano Rajoy. Jesús Merino, exconsejero de Castilla y León, junto a Juan Vicente Herrera, presidente de Castilla y León, y Mariano Rajoy en una foto de archivo



Los jueces que investigan la trama Gürtel comenzaron a pedir los contratos y las facturas entre Banesto y las empresas en las que figura Ana Gutiérrez como propietaria hace años, pero después de que llegara una información escasamente concisa del banco, el juez Pablo Ruz mandó un exhorto que obligó al departamento jurídico de Grupo Santander a enviar la documentación solicitada y a la que ha tenido acceso este periódico.

La petición del juez está centrada en la relación entre Banesto y las empresas Everland S.L., Algaba Consultores S.L., Serrano 50 Global Consulting S.L., Dolthins S.L. y Fuentelavanda S.L., todas ellas empresas de Ana Gutiérrez. La solicitud última de información que el juez realiza al banco, en un tono ya conminador, coincidió, según ha sabido ELPLURAL.COM, con la llegada a la Audiencia Nacional del informe de la Agencia Tributaria sobre el entramado de empresas del matrimonio Jesús Merino y Ana Gutiérrez. Un informe en el que la Agencia Tributaria anunciaría que continúa su investigación ante nuevos indicios.

Los contratos siguen después del estallido de la 'trama Gürtel'
En la documentación a la que ha tenido acceso este periódico se recogen las facturas solicitadas por Ruz entre Banesto y Everland, y que concluyen en septiembre de 2010, un año y medio largo después de haber estallado el escándalo Gürtel, y quince meses después de que el Tribunal Supremo hubiera enviado el suplicatorio al Congreso para actuar contra Jesús Merino, entonces diputado en el Congreso.

Los trabajos que Everland hacía para Banesto eran básicamente análisis de información sobre programas radiofónicos dedicados a la agricultura, y que patrocinaba el propio banco. Según se recoge en los conceptos de las facturas, todas las factilitadas por Banesto a petición del juez Ruz son idénticas, la colaboración se valoraba en 4.640 euros, IVA incluido, por la "elaboración de informe técnico correspondiente al mes relativo a los contenidos del patrocinio de "La Noticia de la Semana"".

Acciones sobre periodistas para 'interesarles' en campañas de Banesto
También solicitó el juez Ruz, y ELPLURAL.COM ha tenido acceso a ellos, los contratos entre Banesto y la Fundación Banesto con Algaba Consultores, otra de las empresas de la esposa de Jesús Merino. Según ha sabido este periódico, esos acuerdos tenían que ver con el seguimiento de diversas acciones de Banesto en los medios de comunicación y algunas campañas específicas del banco. Supuestamente, el trabajo de Algaba estaría destinado por un lado a difundir las campañas de Banesto en medios de comunicación, especialmente locales y autonómicos, así como lograr apoyo en los medios a esas acciones.

Estas facturas, las hay de diverso tipo conforme a las diferentes acciones, contemplan conceptos y cantidades de pago diferentes, que oscilan entre los 5.000 y los 25.000 euros por cada trabajo. Alguna de estas facturas presentan en su concepto datos que, según ha sabido ELPLURAL.COM, son 'erróneas'. En estos conceptos, como se puede ver en la facturas que se muestran como ejemplo, aparecen los nombres de determinados periodistas que habrían sido interesados sobre la acción concreta del banco para ayudar a su difusión. Al menos algunos de estos periodistas con los que hemos podido contactar, niegan haber sido objeto de tales acciones. Y en los listados figuran mayoritariamente no periodistas de 'a pie', de los que acuden a cubrir ruedas de prensa, sino muchos directivos de agencias y diarios, incluidos el director del diario nacional de mayor tirada, alguno de grandes agencias y emisoras de radio, o decenas de directores de cabeceras autonómicas y locales.

Las últimas facturas del acuerdo entre Banesto y su Fundación, con Algaba Consultores son de junio de 2009, fecha que viene a coincidir, como hemos dicho, con la decisión del Supremo de pedir el suplicatorio contra Jesús Merino por su implicación en la trama montada por Francisco Correa. Fuentes cercanas al proceso aseguran a ELPLURAL.COM que en el sumario aparecerían contratos no sólo de Banesto, sino también de otras entidades de este y otros grupos, con diversas empresas investigadas en la trama Gürtel.