La Garganta La Garganta



De Corinna zu Sayn-Wittgenstein, la autodenominada princesa alemana, “amiga entrañable del Rey” y testigo directo de la fractura de cadera que sufrió el Jefe del Estado cuando cazaba elefantes en Botsuana hace ahora un año, sabemos que es una bon vivant y que ha irrumpido con fuerza en el serial de la corruptela española de la mano del yerno del monarca, Iñaki Urdangarin. Pero lo que no sabíamos de esta avispada conseguidora, según publica dclm.es, es que conoció a Don Juan Carlos en la finca ciudadrealeña de La Garganta, lugar de encuentro de la nobleza y aristocracia europea donde periódicamente se citan para “pegar unos tiros a todo bicho que se mueva”, denuncian los ecologistas.

Líder de la “asociación” del rifle londinense…
En La Garganta, que ocupa una extensión de más de 15.000 hectáreas, o lo que es lo mismo, 15.000 estadios Santiago Bernabéu, Corinna ha participado en numerosas monterías, cuando no las ha organizado, ya que no hay que olvidar que la princesa alemana, título nobiliario con el que se ha dado a conocer en los salones y saraos de la jet set europea, es la directora general de Boss & Co. Gunmakers, una conocida y afamada armería londinense donde las grandes “escopetas” del Reino Unido no dudan en acudir para adquirir rifles y carabinas con las que participar en las cacerías españolas, ya que en Inglaterra está prohibida la caza, incluida la del zorro.

…Y partenaire de Lord Casvendish
De lo que tampoco hay duda es de la capacidad de Corinna para relacionarse con los poderosos, de ahí que Boss Sporting, exclusiva agencia organizadora de safaris de lujo para clientes de alto standing, entre los que se encontraba Don Juan Carlos, la nombrara directora general. A partir de aquí, la princesa entró a formar parte del circuito cinegético de los poderosos, incluido lord Gerald Casvendish Grosvenor, noveno conde de Grosvenor, vizconde de Belgravia, marqués de Westminister y barón de Grosvenor y Eaton, y, claro, propietario exclusivo de la no menos exclusiva La Garganta. Aquí se conocieron o estrecharon lazos de amistad el Rey don Juan Carlos y la princesa Corinna, en febrero de 2004, según recoge el periódico toledano dclm.es.

El tercero de la lista Forbes
No es de extrañar que la “amiga entrañable” de Don Juan Carlos se fijara en Lord Casvendish, el hombre más rico de Gran Bretaña, con un patrimonio valorado en unos 7.300 millones de euros, considerado por la revista Forbes como la tercera fortuna mundial del sector inmobiliario. Riqueza que le permitió pagar por La Garganta al duque de Baviera 17.000 millones de pesetas. No en vano, la finca es el coto de caza más importante de España, en el que cazan animales o negocios personajes muy destacados en el mundo de las altas finanzas o la alta aristocracia, que ahora tendrán que esperar a que el también dueño de los terrenos de la embajada USA en Londres “abra” de nuevo el chiringuito, clausurado cautelarmente hasta que amaine el escándalo protagonizado por la autodenominada princesa alemana.

Príncipes y aeropuerto de Ciudad Real
Y es que el aristócrata inglés no se puede permitir que su nombre quede manchado por su relación con Corinna, ya que importantes clientes podrían dejar de amerizar en el helipuerto que La Garganta posee en sus vastas instalaciones. Por ejemplo podrían dejar de venir a cazar los hijos del Príncipe de Gales, Carlos de Inglaterra, Guillermo y Enrique, que en abril de 2012 aterrizaban en un avión privado (nos sabemos si propiedad de Lord Casvendish) en el ahora cerrado aeropuerto de Ciudad Real para pasar unos días de caza en este privilegiado paraíso cinegético, como adelantó en su día ELPLURAL.COM.

Grandes cazadores de la política
Es evidente que no solo los reyes, príncipes, nobles y aristócratas se dan cita en La Garganta”, también políticos de distinto signo ideológico han participado en las cacerías organizadas en la finca ciudadrealeña, como Francisco Álvarez Casco o Federico Trillo. Del mismo modo, importantes empresarios del Ibex, como Juan Abelló, han sido uno de sus asiduos tiradores; cazador, por cierto, que mantiene una gran rivalidad con el Rey a quien disputa el mayor trofeo de caza abatido en la península.

Cospedal vende terrenos al mejor postor
Y es que la caza, además de una cuestionada práctica, es en Castilla-La Mancha un gran negocio, ya no solo por las piezas que se abaten, también por los grandes latifundios que se acogen a las ayudas de la UE y que a partir de ahora pueden ampliar sus grandes extensiones gracias a las intenciones del Gobierno de Cospedal de vender más de 50.000 hectáreas propiedad de todos los castellano-manchegos y que, cómo no, permitirán a los poderosos ampliar sus posesiones para que puedan decir a sus vástagos: “Hijo, algún día esto será tuyo”.