Dolors Montserrat ha saltado como una tigresa en defensa de su compañera, Celia Villalobos, con un sentido de fidelidad que, si fuera por otra causa, no dejaría de ser digno de alabar: "la gente puede hacer lo que quiera mientras esté escuchando". Lo ha dicho sin importarle convertirse en cómplice de una acción tan cuestionable como es que quien está presidiendo la mesa del Congreso en la jornada más importante de cada año de la cámara ande jugando en su tablet al tiempo que habla el presidente del Gobierno.

"La gente puede hacer lo que quiera mientras esté escuchando"
Lejos de callar, sino quiere reconocer que esa acción muestra una desidia terrible por el trabajo que su compañera realiza, Dolors Montserrat prefirió hacerse cómplice de su compañera de partido y de 'pupitre' y justificar una actuación cuasi adolescente, con un tono también cuasi adolescente, porque no sólo dijo lo de que "la gente puede hacer lo que quiera mientras esté escuchando", que diría un estudiante pillado en falta, sino que remató con un tono desafiante: "hay personas que podemos hacer dos cosas a la vez".



¿Por qué esa entrega con su compañera? Sin duda será por amistad. Pero también por algo más.., quizás por defensa de su propio puesto. Y es que Dolors Montserrat no sólo tiene 'la misma capacidad de hacer varias cosas al mismo tiempo' que Celia Villalobos, también tiene el mismo sueldo por hacerlo, como vicepresidenta tercera. En concreto, 120.564,36 euros al año. Cantidad, por cierto, que casi dobla el de un diputado 'raso', y al que hay que añadir otros 'pagos en especie', como tener coche y chófer a su disposición y dos secretarias, lo que no tienen los demás diputados.

¿120.000 euros por hacer qué?
Y estos más de 120.000 euros ¿por hacer qué? De momento, como parlamentaria, se puede ver en su ficha de la página del Congreso, cero preguntas orales, y nueve preguntas, nueve, escritas. En tres años y medio. Además, claro, sustituir a la propia Celia Villalobos cuando ni ésta ni Jesús Posada, jefe de la mesa, están presentes en la sala, por la razón que sea... Imaginamos que mientras preside la mesa, eso sí, estará haciendo otras cosas también, porque "ella puede".

Y precisamente también en este aspecto habrá que entender el comentario de Dolors Montserrat. Y es que ella, basta ver su declaración de bienes, demuestra que su dedicación a la mesa del Congreso no es única. Y no nos referimos sólo a su posible gusto por los juegos digitales.

Dolors Montserrat en una tertulia en La Sexta



¿Una persona, un puesto? No para la vicepresidenta tercera
En su declaración de actividades, la vicepresidenta tercera, Dolors Montserrat, declara ser, concejal por Sant Sadurní d'Anoia, dice ella que "sin percibir ningún tipo de remuneración, salvo dietas correspondientes por la asistencia", ya les decimos nosotros que en concreto eso significó 5.112 euros en 2011, último año recogido en su declaración de bienes presentado al Congreso. Y también "vicesecretaria de Organización del Partido Popular de Cataluña, sin percibir remuneración de ningún tipo salvo dietas puntuales" ¿Cuánto son estas 'dietas puntuales'?

Y aún hay que añadir que Dolors Montserrat encuentra tiempo para ser tertuliana también puntual, aunque no sabemos si por ello recibe pagos puntuales. Quizás tanta actividad explique ese cero en su marcador de preguntas orales, y ese nueve, en el número de preguntas escritas durante tres años y medio.