Los colaboradores de Sálvame y Sálvame Deluxe Belén Esteban, Mila Ximénez y Kiko Matamoros han sido condenados por el Tribunal Supremo por sus insultos a Carmen Lomana en los dos programas de televisión de Telecinco y tendrán que pagarle una indemnización total de 120.000 euros.

Belén Esteban y Kiko Matamoros deberán indemnizar a Lomana con 30.000 euros cada uno, mientras que Mila Ximénez deberá pagarle 60.000 euros.

El Supremo desestima los recursos de los afectados
La Sala Primera del Tribunal Supremo desestima el recurso extraordinario por infracción procesal y los recursos de casación interpuestos por los colaboradores de Sálvame y confirma la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, que confirmó una anterior de primera instancia que declaraba la existencia de "intromisión ilegítima en el honor" de Carmen Lomana, que demandó a los condenados el 29 de julio de 2011.

Los insultos dedicados a Lomana
Según la sentencia, se protege "al derecho al honor", ya que las palabras dedicadas a Carmen Lomana son "puros y simples insultos o expresiones dirigidas a ofender, y recuerda algunas de éstas: "sinvergüenza", "analfabeta", "payasa", "imbécil", "estafadora", "cateta", "idiota", "auténtico perro", "chupas el culo para que te inviten a fiestas", "de padres cerdos, hijos marranos", "buscavidas", "tonta del culo", "busca camas altas" o "cerda".

'Sálvame' también tiene que respetar las reglas
El Supremo entiende que por su entidad y reiteración en un corto espacio de tiempo y la puesta en escena, con gestos soeces y palabras y actitudes provocadoras y desafiantes, los insultos dedicados a Lomana pretendían ridiculizarle, con insinuaciones insidiosas, vejatorias y gratuitas que agravian innecesariamente su dignidad o su prestigio.

La sentencia del Supremo subraya que "estos programas, por más habitualmente agresivos que sean y por más tolerados socialmente que estén, tienen reglas y entre estas se encuentran las impuestas por la protección de los derechos fundamentales reconocidos en la Constitución".