La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha asegurado que todos los gastos de protocolo y representación del Ayuntamiento están "fiscalizados" y ha dicho que su publicación por parte de Compromís no supone ninguna heroicidad, ni filtración, sino el aprovechamiento de la transparencia municipal".

El Ritaleaks
Barberá ha hecho estas declaraciones a los periodistas tras un acto con Ford España y la ONCE y después de que Compromís haya publicado, en la web ritaleaks.compromis.net, 446 facturas escaneadas y detalladas sobre los gastos de representación de la alcaldesa de Valencia desde el inicio de la legislatura hasta septiembre de 2014. La alcaldesa ha anunciado que los servicios jurídicos del Ayuntamiento estudiarán si la publicación de estas facturas puede haber vulnerado la ley de protección de datos, ya que incluye información de funcionarios municipales y de empresas privadas.

Insultos a Compromís
Barberá ha acusado al portavoz municipal de Compromís, Joan Ribó, de ser un "manipulador" y hacer una "farsa política", ya que accedió a los datos el pasado mes de noviembre con una clave para funcionarios y lo hizo "tan indiscriminadamente que el sistema se alertó por el mal uso y pudo caer".

La culpa es del comunismo
A su juicio, Compromís es un partido "nacido para destruir, no para construir". "Está permanentemente destruyendo, en coherencia a su línea ideológica originaria, el comunismo, y su único programa es echar a Rita Barberá" de la Alcaldía de Valencia. "Hay muchísima manipulación y más intencionalidad", ha dicho Barberá, quien ha explicado las facturas publicadas se refieren a gastos de protocolo de toda la corporación, e incluso hay facturas de la oposición y, según ha dicho, se refieren a más de un mandato, ya que aparece un viaje a Copenhague que se realizó en 2009.

"Manipulación"
"No hablamos de cuatro años, estamos hablando de al menos seis", ha dicho Barberá, quien ha destacado que entre las facturas hechas públicas hay una del 18 de marzo, en plenas fiestas falleras, de un restaurante de Valencia, comidas "puramente protocolarias donde hay embajadores, personalidades y algún medio de comunicación" y que "venderlo de otra manera es pura manipulación".

"Armar un batiburrilo"
La publicación de todos estos datos "demuestra que están ante un Ayuntamiento profundamente transparente", ha aseverado. Según ha explicado, supieron que Compromís había tenido acceso a los datos en noviembre de 2014 con una clave que no tiene ni ella, y ha ironizado con que es "una casualidad" que hayan esperado hasta la campaña electoral para hacerlos públicos "e intentar armar un batiburrillo, porque esa es la campaña que van a hacer".

Más descalificaciones 
Ha tildado a Ribó de "incoherente" y "oportunista político" porque, ha dicho, "no es ético ni democrático hacer una cosa en la oposición y justo lo contrario cuando gobierna", en referencia a los ayuntamientos de Burjassot y Sueca, que han sido "apercibidos por el Tribunal de Cuentas por su opacidad".

Sin acuerdo entre La Sexta y Compromís 
Barberá también ha manifestado estar "escandalizada" tras conocer que Compromís ha firmado un contrato de exclusividad de 24 años con un medio de comunicación (en referencia a La Sexta) para hacer pública estas facturas, y ha dicho que de esto "tendrán que dar explicaciones". Acuerdo que han negado tanto Compomís como la cadena de televisión.