El presidente del Gobierno, José María Aznar, con su hija Ana a su llegada a la Basílica del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial el día de su boda en septiembre de 2002. EFE/Archivo El presidente del Gobierno, José María Aznar, con su hija Ana a su llegada a la Basílica del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial el día de su boda en septiembre de 2002. EFE/Archivo



El cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, abonó las facturas de la boda de Ana Aznar y Alejandro Agag en septiembre de 2002, cuyo monto ascendió a 34.892,33 euros, y para realizar los trabajos contrató a las empresas que utilizaba entonces para organizar los actos del Partido Popular, y a las que pagaba en negro. Los documentos, que el juez Pablo Ruz ha entregado a las partes, deja en evidencia al  yerno de Aznar, que afirmó que Correa había pagado sólo la iluminación. La trama también abonó el sonido, los generadores, la señalización, los aparcacoches, e incluso, las habitaciones de hotel de los operarios.

Jornadas de hasta 15 horas y que los operarios lleven "el bocata para la cena"
Los presupuestos y facturas de la boda de la hija de Aznar forman parte de las decenas de miles de documentos del sumario Gürtel que el juez Pablo Ruz ha puesto a disposición de las partes de este caso. Entre los documentos destaca el presupuesto de la empresa que instaló los generadores eléctricos para la fiesta, con la planificación de jornadas de trabajo de entre 8 y 15 horas, y el fax que le remitió Special Events, la empresa de Correa, en el que le daba el visto bueno y le comunicaba que el día de la boda los obreros llevaran “el bocata para la cena”. El responsable de la empresa de generadores ha confirmado a la SER que le contrató el cabecilla de la Gürtel, que le pagó 9.315,69 euros por el trabajo.

"Azafatos", murales de señalización, sonido
También la empresa Plot Azafatas ha reconocido a la SER que fue Correa quien pagó los gastos de emplear a 10 aparcacoches con "buena presencia, activos, simpatía y experiencia en acciones similares" para la Basílica de El Escorial, donde fue oficiado el casamiento. El coste total de los "10 azafatos" ascendió a 940 euros. Además, Correa costeó los 7 murales de señalización del evento para los invitados, fabricados por Megacolor, cuyo importe ascendió a 819,96 euros; el andamio alquilado a Termiser por 482,15; o el sonido necesario para la actuación del de Tito Muñoz en la boda, por 511 euros.

La factura mayor fue la de la iluminación
Pero el mayor gasto asumido por Correa fue la contratación de los 10 técnicos necesarios para la iluminación de la finca Los Arcos propuestos por la firma Apogee, que incluyó el alojamiento en hotel durante cinco días y los "extras" solicitados por Álvaro Pérez (El Bigotes), por 20.470,47 euros.