Albert Fabra y su nueva directora de Organización, Coordinación y Relaciones Institucionales, además de gran amiga, Esther Pastor, durante la romería a la Santa Faz. Foto Flickr de la Generalitat Albert Fabra de romería junto a su directora de Organización, Coordinación y Relaciones Institucionales, Esther Pastor / Foto Generalitat valenciana



La petición del indulto para el exalcalde popular de Torrevieja (Alicante) ha comprometido al Tribunal Superior de Justicia de la la Comunicad Valenciana (TSJCV) que tiene que decidir si suspende provisionalmente la entrada en prisión hasta que se resuelva la posible medida de gracia. Y pondrá en aprietos también al ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón y al Gobierno que quedarán en evidencia si lo validan y finalmente indultan a Pedro Hernández Mateo, condenado a tres años de prisión y siete de inhabilitación por prevaricar con un millonario contrato de basuras.

El PP valenciano y aquello de soplar y sorber al tiempo
Se espera que el TSJCV resuelva pronto la petición porque es un asunto peliagudo que quema allí por donde pasa. De momento, está achicharrando al PP valenciano y debilitando aún más a Alberto Fabra. El presidente de la Generalitat valenciana intentó lavarse las manos del documento de apoyo a Hernández Mateo firmado por 45 de sus diputados en Les Corts diciendo que lo habían hecho a "a título personal" y que "el partido, en ningún caso va a respaldar que haya indulto a ningún tipo de persona que está condenada". Y a pesar del gesto de sus 45 diputados, Fabra aseguró que su grupo parlamentario tampoco está "en la línea" de favorecer el indulto.

Fabra se borra y los suyos le sueltan un sopapo
Pero es que Fabra no es un señor que pasaba por allí, también es presidente del PP valenciano, por lo que se supone que tiene mecanismos para que en su partido no se promuevan iniciativas con las que no está de acuerdo. Y a pesar de su tímido intento de quitarse de enmedio en este asunto, el diputado Andrés Ballester le dejó en evidencia públicamente en unas declaraciones recogidas por el diario Levante aquel mismo día: "Si el señor Fabra dice que a él no le parece bien, será a él; a mí y a otros cuarenta y muchos [diputados del PP] sí nos lo parece". Al menos Ballester recordó secundar la línea oficial, esa de que aunque estén utilizando sus cargos institucionales para intentar salvar al exalcalde de Torrevieja todo lo hacen a "título personal".

Inacción que ahora le estalla al presidente
El PSOE de Torrevieja ya denunció la movilización que estaba haciendo el PP local para arropar a su exalcalde y el gobierno municipal se defendió de la misma manera que lo ha hecho Fabra, apelando a aquello de la postura "personal", aunque estaban promoviendo el indulto entre los vecinos gracias a sus cargos institucionales. ELPLURAL.COM ha hablado con la edil socialista Fanny Serrano, que se muestra sorprendida porque el asunto le estalle ahora a Fabra cuando viene de lejos: "Podía haber dicho algo desde el principio, cuando salió Joaquín Albadelejo [concejal en Torrevieja y diputado provincial] moviendo el apoyo al indulto debía haberlo frenado con una llamada". ¿No la hizo o no le hicieron caso y ahora teme que le acabe salpicando la impopularidad de un indulto?

La 'confesión' de un diputado del PP: "Si hay una situación similar..."
Serrano cree que Fabra "ni es un líder" ni tiene "autoridad" en su propio partido, pero apunta a otra razón para que los diputados del PP en las Corts arropen a Hernández Mateo con el consentimiento del presidente: "El 70% de sus diputados tiene algún problema judicial, quizá alguno necesite un gesto similar en el futuro...". El propio Ballester deslizó esta confesión cuando recordó a Fabra la importancia de defender al exalcalde prevaricador: "Si hay una situación similar en mi grupo o en el de enfrente con las mismas circunstancias en las que está Hernández Mateo, yo lo volvería a hacer". A buen seguro que en el Parlamento valenciano no le faltarán al PP en los próximos meses ocasiones para demostrar solidaridad con nuevos condenados.