El doctor Pedro de la Iglesia.



El portavoz de Sanidad del PSOE en las Cortes de Castilla-La Mancha, Fernando Mora, pide “las dimisiones inmediatas del director médico, Pedro de la Iglesia, y de la directora gerente del hospital Virgen del Salud de Toledo, Cristina Grados, así como del consejero de Sanidad, José Ignacio Echániz, ante las incomprensibles y masivas derivaciones de pacientes del hospital público a la clínica privada en la que participa como accionista la esposa del director médico del centro”, señala.

Apertura de una investigación
Mora se pronunciaba de esta manera en una comparecencia ante los medios de comunicación en la que se hacía eco de una información aparecida en ELPLURAL.COM. En dicha información, señalábamos que el hospital público de Toledo está mandando a cientos de pacientes a realizarse resonancias magnéticas a una clínica privada entre cuyos propietarios se encuentra la esposa del director médico del Virgen de la Salud. De ahí que el diputado regional socialista exija al Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, además, que abra “una investigación sobre las posibles responsabilidades en las que pueda haber incurrido el director médico”, al mismo tiempo que al consejero Echániz le pide que no espere “al 24 de Mayo para irse, que se lo van a agradecer los ciudadanos y la sanidad de Castilla-La Mancha, porque en estos cuatro años la ha arruinado y la ha acabado convirtiendo en un negocio”.

Derivaciones con el PSOE
Polémica que ha llevado a la portavoz del Grupo Popular, Inmaculada López, a salir también a la palestra informativa y negar la mayor, asegurando que las derivaciones a este clínica se hacían desde el año 2008 bajo Gobierno del PSOE, como recogía ELPLURAL.COM en su información del fin de semana, al mismo tiempo que aseguraba con rotundidad que: “Hoy recibe menos derivaciones porque este Gobierno ha impulsado más el servicio público y deriva menos a las clínicas privadas”, para a continuación “romper una lanza” a favor del director médico que “ni interviene ni tiene ninguna responsabilidad en el proceso de contratación”, achacando a “un nuevo acto de campaña del PSOE” las peticiones de dimisión del diputado socialista. Sin embargo, este periódico ha podido verificar que desde que Cospedal llegara a la Presidencia de Castilla-La Mancha las derivaciones se han incrementado sensiblemente, y no como declara la portavoz del PP.

El portavoz de Sanidad del PSOE en las Cortes de Castilla-La Mancha, Fernando Mora.



Los mismos argumentos del director médico
Por su parte, el director médico ha anunciado que emprenderá acciones legales por “difamación y atentado al honor de su familia” tras la publicación de nuestra información, según un comunicado del centro hospitalario recogido por la agencia Efe, haciendo suyos también parecidos argumentos esgrimidos por la portavoz “popular”, afirmando que el hospital lleva trabajando con la empresa “Resonancias Abiertas Toledo” desde 2008, cuando gobernaba el presidente José María Barreda, como así lo apuntó ELPLURAL.COM, insistimos, y ha subrayado que esta empresa resultó, junto con la empresa Enova (también mencionada por nuestro periódico), adjudicataria del procedimiento sujeto a la Ley de Contratos. El comunicado defiende que el director médico no interviene ni participa en esta decisión de la mesa de contratación y, por ello, es “engañoso” relacionar su vinculación con la clínica y “con un proceso de contratación al que ha sido ajeno”.

Los hechos constatados de ELPLURAL.COM
El anuncio del doctor De la Iglesia de emprender ¿acciones legales? no deja de sorprender porque en ningún momento desmiente la información publicada por ELPLURAL.COM este fin de semana, donde recogemos hechos constatados y contrastados con documentos que obran en poder de este periódico, y en ningún momento hablamos de ilegalidades, prevaricaciones ni infracciones, sino de derivaciones masivas de pacientes a una clínica privada de la que es accionista, guste o no al doctor De la Iglesia, su esposa Julia Sánchez Cañavate. Derivaciones que no dudamos de su supuesta legalidad, otra cosa es si esos contratos, por muy legales que sean, están dentro también de la ética que debe regir la deontología profesional de los responsables de lo público. ¿Qué diría la sociedad si la clínica privada Resonancias Abiertas Toledo fuera propiedad del esposo de la presidenta María Dolores Cospedal? Estamos convencidos que más que anunciar “acciones legales” se anunciarían dimisiones.