El presidente de la Diputación conquense, Jorge Sánchez Albendea, luciendo en su brazo signos fascistas El presidente de la Diputación conquense, Benjamín Prieto, luciendo en su brazo signos fascistas



Jorge Sánchez Albendea, presidente de la Junta de Cofradía de la Semana Santa de Cuenca, declarada de Interés Turístico Internacional, se muestra “estupefacto ante una iniciativa que no es más que una ofensa y una burla hacia la Semana Santa, hacia la ciudad, hacia los nazarenos y hacia cualquier cristiano”, asegura en la página web de esta influyente institución conquense (verdadero poder fáctico capitalino) sobre la “procesión en honor de la santa radiactividad del perpetuo recuerdo” que celebrarán los ecologistas este domingo en la Ciudad de las Casas Colgadas (que no colgantes, que diría Cospedal) en protesta por la instalación de un basurero nuclear en Castilla-La Mancha.

“Más papista que el Papa”
La salida de tono de Sánchez Albendea no la suscribe la mayoría de los conquenses que participan en una de las Semana Santa más populares de España, donde creyentes y no creyentes se dan cita en la ciudad para celebrar una tradición que va “más allá” de los “dogmas cristianos, que dice este hombre”, reconoce a ELPLURAL.COM  un joven sacerdote de la capital conquense, quien nos advierte que, “en ocasiones, las cofradías están presididas  por personajes de este talante, que se rasgan las vestiduras (y nunca mejor dicho) por tonterías y  situaciones sin relevancia”, añade, “¿a quién le puede molestar una reivindicación que rechaza un almacén de residuos radiactivos? ¿Pero hay algo más cristiano que procesionar para defender los derechos de las personas? Es una pena, pero el dicho que nos recuerda que hay gente más papista que el Papa se hace realidad en ocasiones, y esta es una de ellas, que en nada beneficia a los que de verdad nos consideramos cristianos”.

Jorge Sánchez Albendea, presidente de la Junta de Cofradía de la Semana Santa de Cuenca Jorge Sánchez Albendea, presidente de la Junta de Cofradía de la Semana Santa de Cuenca



¿Dónde está la ofensa?
Razón no le falta a este joven sacerdote, ya que si “el papista” presidente de la Junta de Cofradías “hubiese estado calladito, nada de esto habría transcendido”, asegura. El caso es que este domingo numerosos medios de comunicación estarán pendientes de la “procesión en honor de la santa radiactividad del perpetuo recuerdo", haciendo alusión a la larguísima vida de los residuos radiactivos, actividad que Ecologistas en Acción desarrollará en Cuenca aprovechando que la ciudad acoge la décimo quinta asamblea general de esta organización, donde doscientos asistentes de todos los puntos del Estado, y sus respectivos acompañantes, “reflexionarán sobre el declive de los recursos, la comunicación en internet y redes sociales, estrategias de lucha y alternativas ante el saqueo de la naturaleza”, además de varios eventos reivindicativos en defensa del ferrocarril de Cuenca y contra el citado cementerio nuclear. “Que le pregunten a los hosteleros conquenses dónde está la ofensa”, ironiza el cura.

La División Azul no ofende a Albendea…
Lo cierto de todo este asunto es que el “papista” Sánchez Albendea carece de cualquier autoridad moral para censurar la “procesión radiactiva” de los ecologistas, ya que en otras ocasiones donde su palabra era requerida, esperada y obligada guardó cómplice silencio, como cuando el presidente del PP de la Diputación de Cuenca, Benjamín Prieto, participó en la Procesión del Miércoles Santo conquense luciendo en  su blanca capa el escudo de la División Azul, como publicó en exclusiva ELPLURAL.COM. El presidente de las cofradías no dijo ni mu. “De verdad, los conquenses ‘no semos’ así (bromea el cura); que nadie nos juzgue porque una persona exterioriza su opinión personal, que nada tiene que ver con la que de verdad sentimos la Semana Santa”.

…Pero los ecologistas, sí
“El papista” ha ido todavía más lejos al pedir a la Subdelegación del Gobierno que no autorice la marcha de Ecologistas en Acción, porque es una “burla” hacia los nazarenos. Acusaciones que rechazan los convocantes que solo “hemos preparado esta acción para llamar la atención del riesgo del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares, un problema a nivel nacional pero también local y que en ningún caso persigue la burla de una creencia ya que, de hecho, en Ecologistas en Acción hay personas de organizaciones cristianas y católicas”, subraya la organización.