El juez Antonio Serrano ha ordenado el bloqueo de las cuentas corrientes, depósitos, fondos de inversión y fondos de pensiones, así como cualquier otros productos financieros, que estén a nombre de Rodrigo Rato, en el marco de la investigación sobre el exministro de Economía por presunto blanqueo de capitales.

Un patrimonio de 26,6 millones, mínimo
Rodrigo Rato acumula un patrimonio mínimo de 26,6 millones de euros, además de su participación del 44% en el hotel Catalonia Berlín Mitte por el que cobra, junto al resto de socios, un alquiler de 17 millones de euros, que no ha declarado ni durante la amnistía fiscal a la que se acogió ni en ejercicios posteriores, según la investigación de Hacienda.

Un complejo entramado de sociedades
El exministro de Aznar cuenta con un entramado societario complejo repartido en varios países, que comparte con su ex esposa e hijos, y que según fuentes jurídicas citadas por El Mundo procuraba que no se conociera, de ahí que en 2013, Rato declaró un rendimiento de sólo 2.884 euros. Hacienda detectó, además, en los últimos años, "presuntas operaciones de despatrimonialización", con la intención de ocultar su fortuna para no hacer frente a sus responsabilidades en el caso Bankia.

Sus declaraciones a Hacienda
Según las estimaciones de Hacienda, sólo en los ejercicios 2012 y 2013,  Rato debió pagar en concepto de Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) 1,42 millones de euros más de lo que pagó .

Rodrigo Rato niega tener el patrimonio que le atribuye la Agencia Tributaria y, también, que haya defraudado 1,42 millones de euros. "Para que eso fuera cierto, hubiera tenido que seguir trabajando los dos ejercicios y, desde mayo de 2012, cuando dejé Bankia, no volví a trabajar ese año ni el 2013", ha afirmado en declaraciones a El País.

Sociedades para eludir sus responsabilidades fiscales
El exministro podría haber cobrado a través de sociedades servicios profesionales personales. El exministro habría utilizado la sociedad Kradonara, con sede en Sotogrande y cuyo propietario es la firma londinense VivaWay con administración gibraltareña, pero cuyo verdadero titular es Rato. El exministro de Economía cobraba a través de esta empresa sus servicios y aducía supuestos gastos de personal para compensar los ingresos y no tener que tributar.

Hacienda ha detectado, además, un fraude en el Impuesto de Sociedades de 939.741 euros en los ejercicios 2011, 2012 y 2013, porque Rodrigo Rato no declaró los movimientos de divisas en países como Luxemburgo y Suiza, que hacía a través de sus empresas y que han ascendido en losúltimos años a 12 millones de euros.