El concejal de Deportes de Ciudad Real, César Manrique, mano derecha de la alcaldesa y diputada nacional del PP, Rosa Romero, declara este miércoles ante la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de la capital manchega para justificar una veintena de ingresos en varias cuentas corrientes familiares que superan los 135.000 euros. El edil, junto a su esposa, acude a instancias de la Fiscalía y en calidad de imputado o “inculpado”, como reza en el escrito al que ha tenido acceso ELPLURAL.COM (ver requerimiento).

El PSOE evitó el inusual archivo de la causa
Petición del Ministerio Fiscal derivada del recurso realizado en su día por el PSOE contra el auto de sobreseimiento provisional y archivo de la denuncia presentada por supuesta corrupción por el empresario local José Manuel Rosado, dueño de la empresa “Global Sport”, quien acusaba a la alcaldesa Romero, a varios concejales y funcionarios del consistorio ciudadrealeño de forma parte de una supuesta trama organizada de corrupción, según recogió en su querella el citado constructor y que asombrosamente fue despachada por el juzgado “sin haber practicado las suficientes diligencias para esclarecer los hechos de la denuncia”, criticó en su momento la secretaria de Organización del PSOE manchego, Blanca Fernández.

Satisfacción por la nueva investigación
Algo habrá en esas cuentas que no cuadra a la Fiscalía después de examinar todos los asientos contables del concejal “preferido” de Rosa Romero. De ahí la “satisfacción” de los socialistas porque “se investiguen exhaustivamente estos hechos, ya que los ciudadanos exigen honradez a quienes nos representan y la máxima limpieza en su forma de actuar“, concreta la portavoz del Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Ciudad Real, Fátima Serrano, quien ha pedido a la alcaldesa que valore la idoneidad de mantener a César Manrique como concejal, al mismo tiempo que le exige que  “no permita que nuestra ciudad pase a formar parte del mapa de la corrupción, ni más tejemanejes en el ayuntamiento ni que formen parte de nuestra corporación personas inculpadas", añade.

Las dudas del fiscal…
Para Serrano está claro que la nueva página que se abre del supuesto caso de corrupción “Global Sport” se produce porque el “fiscal tiene serias dudas sobre la procedencia de determinados ingresos en las cuentas corrientes de estas personas y quiere pruebas que avalen su procedencia”. Y es que junto al matrimonio Manrique Domenech, también comparecerá como imputado el jefe de compras del Ayuntamiento, Juan Carlos Mascuñana, al que el fiscal considera responsable de la adjudicación de contratos que forman parte del caso, recoge Europa Press.

…Y la “felicidad” del imputado
Por su parte, el concejal de Deportes, César Manrique, ha hecho público un comunicado en el que dice estar “encantado de poder justificar sus cuentas ante el juzgado” y demostrar así que no tiene “nada que ocultar y que siempre he actuado con total transparencia”, dice. Para el edil del PP, el culpable de todo este asunto no es otro que “el PSOE”, no el constructor denunciante de la supuesta trama de corrupción. “Con este requerimiento del juzgado se van a despejar todas las dudas que el PSOE está sembrando sobre mi persona y la de mi esposa y se va a demostrar que nuevamente se trata de un montaje de los socialistas”, subraya.

Un escándalo poco aclarado
Sea como sea, el caso es que muy pocos entendieron que el juzgado no llevara a cabo investigaciones concretas de las facturas aportadas por el empresario denunciante, Jesús Manuel Rosado, ni de sus graves acusaciones que señalaban a la alcaldesa, concejales y varios funcionarios como miembros de una supuesta trama de corrupción municipal. Incluso, en su denuncia de 2011, Rosado llegó a acusar a Rosa Romero de haberle encargado un inacabado jardín de infancia en su casa (ver extracto de denuncia), cuyas obras reconocía haber facturado posteriormente a la Concejalía de Deportes. Romero negó la mayor, pero no aportó facturas de las obras reclamadas por Rosado. Del mismo modo, el constructor detalló otras obras e iniciativas tipificadas como supuestos delitos de prevaricación y falsificación documental (ver denuncia completa). Todo quedó en agua de borrajas, aunque ahora la Fiscalía podría reabrir el caso “Global Sport” que nunca debió cerrarse de la forma en la que se hizo.