Ocurrió el 22 de enero de 2005 en una manifestación celebrada en Madrid en apoyo a las víctimas de ETA. El entonces ministro de Defensa, José Bono, fue agredido e insultado por un grupo de manifestantes y tuvo que abandonar la marcha que había convocado la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT).

Bono, que iba acompañado por su hijo y Rosa Díez (la política vasca por aquel entonces seguía en el PSOE y aún no había fundado UPyD) fue vapuleado, insultado y golpeado con una bandera de España.

“Asesino, pelota, demagogo, apóstata y mentiroso” fueron algunos de los insultos que recibió mientras le propinaban empujones y puñetazos.

"Han estado durante 20 minutos empujándome por todas partes y algunos me han golpeado. Me he llevado un buen puñetazo en las costillas (…) Los escoltas han hecho lo que han podido, pero era mucha gente (…) He llegado a estar preocupado por mi hijo, sobre todo por la imagen que le quedará. No tengo cardenales, pero me han dado muchos golpes por la espalda, porque la policía protegía el frente”, afirmó José Bono en declaraciones al diario El País  una vez fue desalojado de la manifestación.

Agresión a José Bono en 2005. Youtube

Relacionado Cuando de verdad agredían y golpeaban a los socialistas al grito de “defensores de los maricones”

Girauta justificó las agresiones

Pese a la gravedad de lo ocurrido, el diputado y exportavoz parlamentario de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, justificó las agresiones en varios artículos publicados en Libertad Digital (medio donde el número dos de Albert Rivera escribía antes de dar el salto a la política).

“Bono, novia en la boda, niño en el bautizo y, claro, víctima en una concentración de víctimas”, afirmó Girauta para criticar que pese a que la AVT cuestionaba la política antiterrorista del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, el ministro Bono se hubiera sumado a la marcha para “inventarse una agresión” y “eclipsarla”.

Un argumento muy similar al que ahora se esgrime para cuestionar la presencia de Ciudadanos en el Orgullo (no fueron invitados a la manifestación por sus pactos con Vox), pero que los miembros de la dirección del partido naranja no aceptan. El propio Girauta escribía estos días en El Español: “Participamos y participaremos de la vida pública; estamos y estaremos en las instituciones, en los debates y en las manifestaciones defendiendo nuestro ideario”.

Sin embargo, en 2005 decía todo lo contrario: “Bono Reventó una manifestación de víctimas del terrorismo porque, novio en la boda y niño en el bautizo, se dijo que para víctima él”.

Y lo más curioso es que para apoyar sus argumentos, Girauta aludía a aquellos “informes policiales” en los que se constataba “que no hubo agresión contra Bono”. Informes que sin embargo hoy no sirven a Girauta si lo que dice la Policía es que no hubo agresiones a Ciudadanos en el Orgullo 2019.

Relacionado Un segundo informe policial desmonta a Ciudadanos: no hubo agresiones en el Orgullo